Tocarse está bien, pero hacerse la mamografía es mejor dice el oncólogo Ronald Arocha

En el marco  del Día Mundial del Cáncer de Mama los médicos especialistas  Ronald Arocha y Dilmerys Castro  del Centro de Especialidades Oncológicas del Caribe ofrecieron una amena  charla  para concientizar a la población sobre esta enfermedad que afecta en mayor porcentaje a las mujeres.

Los oncólogos  Arocha y Castro resaltaron lo importante de tocarse y a su vez indicaron  que es primordial el chequeo con especialistas, hacerse la mamografía y el autoexamen puesto que, el cáncer de mama es una enfermedad en el cual las células se multiplican sin control. Destacaron que en la isla de Margarita el 70% de las consultas está avanzado la enfermedad, es por ello, la recomendación de realizarse la mamografía de pesquisa.

Arocha agradeció a los pacientes por la confianza que  depositan en ellos  y resaltó que en el Centro de Especialidades Oncológicas del Caribe  hay especialistas en el área atendiendo cada caso con profesionalismo y responsabilidad.

Durante la charla, resaltó una serie de acciones preventivas para lograr una detección a tiempo del Cáncer de Mama que van desde la alimentación hasta el autoexamen. La actividad contó con la participación de sobrevivientes de esta enfermedad quienes contaron cómo fueron cumpliendo cada proceso para ganar la batalla.

Américo Núñez, único paciente oncológico masculino, operado en el año 2019, recomienda  a las pacientes hacerse  su mamografía como parte de las medidas preventivas.

Por su parte, Julia Salazar, sobreviviente del Cáncer y quien fue operada por primera vez en el 2012,  destacó que las mujeres deben hacerse una mamografía temprana, pues no solo es tocarse.

OBSEQUIO

Además de recordar y resaltar lo importante del chequeo a temprana edad, los especialistas entregaron obsequios a cada paciente y enfatizaron en  lo importante de hacerse una mamografía.

Notiespartano

Compruebe también

Maneiro del caos a su consolidación económica y social expuso Morel David Rodríguez S

Maneiro se encontraba hecho un caos administrativo, donde la inseguridad, la corrupción y la burocracia eran las barreras que impedían el desarrollo de las grandes potencialidades