Fiscalía chilena investigará violenta protesta contra migrantes venezolanos

La Fiscalía chilena anunció este domingo que abrirá una investigación por el violento ataque a migrantes venezolanos indocumentados, cuyas precarias pertenencias fueron quemadas el sábado en la ciudad de Iquique (norte) por un grupo de manifestantes, en un hecho que fue condenado por Unicef y ACNUR y que ha causado repudio en distintos sectores del país.

La fiscalía anunció la investigación un día después de la manifestación que congregó a unas 5.000 personas que, con banderas chilenas y carteles con lemas antiinmigración, protestaban en contra en la creciente llegada de migrantes a la ciudad. En medio de gritos xenófobos, un grupo quemó las pertenencias de migrantes que acampaban en las calles de Iquique.

La fiscal Jócelyn Pacheco instruyó a la Policía de Investigaciones (PDI) que investigue los hechos ocurridos «que terminaron con la quema de pertenencias de familias migrantes», indicó este domingo un mensaje en la cuenta de Twitter de la Fiscalía de la región de Tarapacá. Pacheco también «dispuso medidas de protección para las víctimas», unos 16 migrantes, entre ellos niños y ancianos, que tuvieron que huir con lo poco que lograron rescatar y pernoctar en calles y playas de Iquique.

Gobierno seguirá desalojando

Entre las entidades que expresaron su rechazo a lo ocurrido se encuentra el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), que manifestó su «preocupación por la situación de cientos de niños inmigrantes en Iquique y pide al Estado garantizar y proteger sus derechos, cumpliendo de esta manera con los tratados internacionales suscritos por el país”. Antes, el relator especial para los derechos humanos de los migrantes, Felipe González, había calificado lo sucedido como «inadmisible humillación contra migrantes vulnerables”.

La violenta protesta en Iquique ocurrió luego de que, el viernes, la Policía desalojara una plaza donde acampaban familias de migrantes con niños. El ministro del Interior de Chile, Rodrigo Delgado, manifestó su desacuerdo con la violenta protesta del sábado, pero dijo que el gobierno seguirá «con los desalojos en todos los espacios públicos que se requieran» y también «con el plan de expulsiones» de migrantes indocumentados.

Algunas personas que participaron de la manifestación se acercaron luego a los venezolanos afectados para pedirles disculpas y ayudarlos con dinero, ropa, comida y carpas. «Nos dijeron que nunca buscaron atacar a los venezolanos», sostuvo Daniel, un venezolano de 25 años, acompañado de otros migrantes. «Han venido a decirnos que ellos apoyaron la marcha para que el gobierno chileno nos encuentre refugio o nos ayude para no dormir en las calles», aseveró otro.

Notiespartano

Compruebe también

Hackers revelaron que Hezbollah se refugia en Venezuela

Un grupo de hackers ingresaron a la bases de datos de la Inteligencia militar de …