Yulimar: de cómo una niña que le temía a las tormentas llegó a campeona mundial

«Un sueño hecho realidad, ¿qué te puedo decir? Campeona Olímpica, recordista mundial aquí en Tokio y un sueño que tenía desde chiquilla, hoy se materializa y estoy muy feliz de poder vivir esta experiencia (…) Soy ahora la chica más feliz del planeta«, aseguró una Yulimar radiante ante un grupo de periodistas al finalizar la competición este domingo, entre ellos BBC Mundo.

«No hay palabras que lo puedan describir ahora mismo. Yo estoy en una nube. No me lo creo. Hemos cumplido, ha sido un largo recorrido que hoy se materializa aquí en Tokio como la nueva era de Yulimar Rojas», agregó.

2008: El sueño

Fue durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 que la venezolana comenzó a soñar con convertirse en una atleta, tras la participación del equipo de voleibol de Venezuela en aquella cita deportiva.

«Yo estaba emocionada con la selección de voleibol que había clasificado a los Juegos Olímpicos de Beijing, pero cuando fui al polideportivo no había entrenadores de voleibol, y fueron los de atletismo los que me vieron, y de inmediato se fijaron en mí«, recordó en 2016 en una entrevista con el portal de noticias venezolano Runrunes.

Poco sabía aquella niña de 13 años amante de la salsa, el vallenato, el merengue y el reggaeton que su sueño se haría realidad.

«El sueño nació en el ranchito (vivienda humilde), que se mojaba (…) me daba miedo con las tormentas, con las lluvias, se movía y ahora soy una Yulimar Rojas consagrada. Es un ejemplo de lucha y de constancia, de que si crees y luchas por tus sueños los puedes conseguir».

Dos años después participó en los XVIII Juegos Nacionales de Venezuela, en el Estado Lara, ganando la prueba de salto alto con 1,70 metros​.

Tres años después, el primer logro

En 2011, la venezolana obtuvo su primer gran logro internacional en el Campeonato Sudamericano Juvenil de Atletismo en Medellín, Colombia, en el que venció en salto alto, con 1,78 metros.

En los años posteriores siguió batiendo récords y coleccionando medallas hasta ganarse un merecido puesto en sus primeros Juegos Olímpicos, en Río de Janeiro 2016.

El 14 de agosto de ese año obtuvo su primera medalla olímpica de plata en triple salto con marca de 14,98 metros, ubicándose detrás de la colombiana Caterine Ibargüen.

Y en 2020 Yulimar Rojas fue nombrada atleta del año por World Athletics.

«No puedo creerlo (…) No tengo palabras. Estoy un poco sorprendida. Me veía entre las candidatas por lo que habíamos hecho en el año, pero no para ganar», expresó Rojas poco después de enterarse de la decisión de World Athletics.

Tokio, la consagración

Pero su participación en Tokio que la catapulta como una superestrella del atletismo mundial confirma que el título de atleta del año lo tenía bien merecido.

De hecho, sólo necesitó un intento para entrar en la final del triple salto femenino marcando el mejor récord de la ronda de clasificación, con un salto de 14,77 metros, suficiente para avanzar cómodamente.

«Entré a la prueba con mucha tranquilidad y no tuve problemas para clasificar, y ahora estoy pensando en la final», afirmó Rojas en ese momento.

«Es algo que quiero con todo mi corazón, mi enfoque está en la medalla olímpica. Sé que habrá buenos resultados y será un verdadero espectáculo», agregó.

Y al final, su perseverancia y sus ganas de llevarse esa medalla a su país rindieron frutos.

Notiespartano/BbcMundo

Compruebe también

La Vinotinto cayó ante Marruecos y se despidió del Mundial de Futsal

La Vinotinto, selección venezolana, cayó 3-2 ante Marruecos este miércoles en los octavos de final de la Copa Mundial …