Muere el expresidente filipino Benigno Aquino de fallo renal a los 61 años

Por Karen Lema y Neil Jerome Morales

MANILA, 24 jun (Reuters) – El expresidente filipino Benigno Aquino, hijo de dos iconos de la democracia del país del sudeste asiático, ha fallecido este jueves tras ser hospitalizado en Manila el jueves.

El político de 61 años fue presidente de Filipinas de 2010 a 2016.

La causa del fallecimiento fue una enfermedad renal como consecuencia de la diabetes, según informó el jueves su familia.

«Con profundo dolor, en nombre de nuestra familia, confirmo que nuestro hermano, Benigno Noynoy Aquino III, ha fallecido pacíficamente mientras dormía. Su certificado de defunción declaró su muerte a las 6:30 de la mañana debido a una enfermedad renal secundaria a la diabetes», dijo la familia en un comunicado leído por Pinky Aquino Abellada, una de las cuatro hermanas supervivientes de Aquino.

El palacio presidencial ofreció sus condolencias a la familia y pidió a los filipinos que rezaran.

La vicepresidenta Leni Robredo, que se presentó bajo el entonces partido gobernante liderado por Aquino cuando fue elegida en 2016, dijo que era «desgarrador» enterarse de su muerte.

«Trató de hacer lo correcto, incluso cuando no era popular», dijo en un comunicado. «Trabajó silenciosa e incansablemente por el bien de todos. Se le echará de menos».

Conocido popularmente como Noynoy, llegó a la presidencia subido a una ola de popularidad tras la muerte en 2009 de su madre, la venerada líder del «Poder Popular» Corazón Aquino, que fue presidenta desde 1986 hasta 1992.

Su padre, Benigno Aquino II, un senador que se opuso firmemente al Gobierno del hombre fuerte Ferdinand Marcos, fue asesinado cuando regresó a su país desde el exilio político en 1983.

El asesinato conmocionó a la nación y contribuyó a la destitución de Marcos en la revolución del Poder Popular de 1986, dando paso a la presidencia de su madre.

Las banderas ondeaban a media asta en el edificio del Senado y en la Cámara de Representantes de Manila el jueves.

En un comunicado, la senadora Imee Marcos, hija del difunto dictador, rindió homenaje a Aquino por su «alma bondadosa y sencilla» y dijo que se le echaría mucho de menos.

Aquino aún arrastraba una herida de bala de un intento de golpe militar de 1987 contra la Administración de su madre, durante el cual recibió cinco disparos y tres de sus guardaespaldas fueron asesinados.

(Información de Neil Jerome Morales y Karen Lema; información adicional de Enrico Dela Cruz Redacción de Kay Johnson, Ed Davies Edición de Michael Perry, traducido por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH5N0DF-BASEIMAGE

Compruebe también

EE UU y representantes de Guaidó diseñan estructura del diálogo con el gobierno

EE UU y representantes de Juan Guaidó se mantienen en conversaciones de cara a una negociación con el gobierno de Maduro