El canto de las guácaras por Manuel Avila

El acto de Pampatar el sábado 12 fue una prueba contundente que Venezuela va encarrilada por la ruta del progreso y el desarrollo. En tiempos cuando la política se hace incómoda para los ciudadanos sumergidos en el mar de la pandemia y la crisis económica y social ese acto de Pampatar con los Alcaldes exitosos del país marca el rumbo de la Nueva Esparta de los próximos años.

Más de 2500 personas atiborraron el Anfiteatro de Pampatar para enviar un mensaje no solo al Gobernador Fracasado, sino al Protector de Papel que en Nueva Esparta es Morel el gallo para las elecciones del 21 de noviembre. Sin ninguna duda que fue el acto del año que no podrá ser superado por Alfredo Díaz, Bernabé Gutiérrez y Oscar Ronderos, pues sin liderazgo y en la carrilera del alacranazgo nacional ya la gente sabe cuál que su destino es la derrota.

Su única ruta es usar a los filibusteros de pólvora mojada para intentar desacreditar un acto de masas sin parangón en la historia de Nueva Esparta. Con los 6 Alcaldes exitosos se vinieron a Nueva Esparta a entrenar la Fuerza de Venezuela no solo en la firma de un convenio entre las Alcaldías más representativas del país sino a realizar un acto político masivo que le dio el respaldo a Morel Rodríguez Avila como candidato a la Gobernación de Nueva Esparta.

Con esa tarde del sábado se probó que las verdaderas primarias las gana el pueblo de Nueva Esparta con su presencia grandiosa en el Anfiteatro de Pampatar y ahí mismo con ese ambiente histórico que forma la poligonal del Castillo San Carlos de Borromeo, la Iglesia del Cristo del Buen Viaje y la casa de la Aduana de Pampatar y como telón de fondo la Bahía se mostró la cara del desarrollo en el Municipio Ejemplar. En ese escenario los discursos encendidos de Los Alcaldes que integran La Fuerza de Venezuela le dieron un espaldarazo al “Constructor de Nueva Esparta en medio de un ambiente festivo electoral que marcó el rumbo de Morel gobernador en su ruta ganadora.

Fue una tarde de fiesta que reflejó lo que tienen rato diciendo las encuestas que Morel con 43% mantiene la confianza de los neoespartanos para devolver el desarrollo a la región. La alegría y la fiesta electoral le señalan a Nueva Esparta que todos queremos vuelva el progreso a la región con un gobierno Ejemplar con una marca de fábrica que le devuelva la prosperidad a la región.

La Fuerza de Venezuela convertida en la Fuerza de Nueva Esparta dio una campanada de lo que ocurre en esta entidad donde solo la gerencia de Maneiro Ejemplar ha mantenido visos de mando y de desarrollo en un municipio que con los recursos menguados como todos los gobiernos del país ha sabido llevar a pulso sus finanzas para devolverle a los ciudadanos un espacio para vivir con dignidad. Esa ha sido la constante del Municipio Ejemplar que ha mantenido la coherencia gubernamental con políticas serias que le dan características de espacio del desarrollo a la tierra maneirense. Y es que con su política de gobierno Maneiro ha despegado en su desarrollo bajo una nueva gerencia y una fórmula distinta de hacer política para devolver a los ciudadanos en obras sociales y colectivas un premio de vivir en el Municipio Ejemplar. De eso están conscientes los ciudadanos de esta tierra de la sal y sus otros pueblos de la Parroquia Aguirre que han visto como se han desplegado en sus espacios centros comerciales, urbanismos, cadenas de farmacias, restaurantes y distintos emprendimientos que ven en Maneiro el municipio soñado.

Por supuesto que ese acto de la Fuerza de Venezuela despertó el mundo del albañal con los escopeteros de la infamia, la hipocresía y la envidia que desde la acera de los opositores a la candidatura de Morel buscan en los albarderos de la oscuridad argumentos del descrédito para justificar su fracaso como mandatarios.

Sin dudas ahí quedó la prueba de las primarias que en Pampatar mostraron la cara de la victoria que reflejaron las 2500 personas que le ratificaron a Morel su confianza y consolidaron ese 43% que hace rato le dicen a Nueva Esparta que vamos a sembrar un Estado Ejemplar para que volvamos a ser una tierra del desarrollo.

La lección de Pampatar le dejó un mensaje a las organizaciones políticas que sus gobernantes los elige la gente con su voluntad electoral y más nadie. Por eso a esos partiditos sin militantes que pretenden usar la voz de los ciudadanos se le fue su oportunidad de alzarse con el liderazgo y no lo supieron hacer porque fracasaron al rodear a gobernantes del fracaso que tuvieron una oportunidad histórica y decepcionaron a los ciudadanos. Venezuela cambió y no se percataron los políticos equivocados que sin gestión no hay paraíso.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Estocada en La Asunción por Manuel Avila

Estocada Con esa daga en el corazón llegó esa noche Alfredo Díaz al chat de la Pandilla del Toro y no soportó la presión de los embates