División en la UE en torno a las patentes de las vacunas anti-COVID

BRUSELAS (Reuters) – Los líderes de la Unión Europea están divididos sobre si seguir a Washington en el apoyo a liberación de las patentes de las vacunas contra la COVID-19, ya que muchos sostienen que esto llevaría años y no abordaría la cuestión inmediata de fabricar más vacunas para acabar con la pandemia.

Los líderes del bloque de 27 países debatirán la idea de la liberación de patentes en una cumbre de dos días que comienza el viernes en la ciudad portuguesa de Oporto, pero es poco probable que formulen una posición unida firme, más allá de una disposición general a debatir la cuestión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respaldó el miércoles la renuncia a los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra la COVID-19, respondiendo a la presión de los legisladores demócratas y de más de 100 países, pero enfadando a las farmacéuticas.

Algunos miembros de la UE sostienen que el proceso de liberación, que se llevaría a cabo en la Organización Mundial del Comercio (OMC), podría durar dos años, lo que lo haría irrelevante para controlar rápidamente la pandemia.

Varios expertos también señalan que el acuerdo para renunciar a los derechos de patente podría variar en cuanto a la duración o en función del método utilizado por la vacuna para producir la inmunidad, siendo menos probable que la última y más avanzada tecnología de ARNm se haga gratuita para todos.

Es probable que los líderes de la UE escuchen el consejo de la Comisión Europea de que la liberación no ayudaría a impulsar la producción de vacunas, especialmente en los países más pobres, ya que requieren tecnologías e instalaciones avanzadas, dijeron los miembros del bloque.

«Necesitamos un enfoque coordinado de la UE. No estamos convencidos de que la liberación de patentes ayude efectivamente a hacer llegar más dosis de vacunas a la población, ya que el principal cuello de botella por ahora está en la capacidad de producción», sostuvo un miembro de un país de la UE.

«Hay que aumentar la producción. Las patentes no son actualmente el principal obstáculo. Sin embargo, estamos abiertos a discutir todas las soluciones posibles», añadió.

Alemania, cuya empresa BionTech es propietaria de una patente sobre una vacuna desarrollada conjuntamente con la estadounidense Pfizer utilizando la última tecnología de ARNm, se opone a la renuncia a los derechos de patente, mientras que Italia la apoya, dijeron miembros de la UE.

Los miembros de la UE creen que la mejor manera de acabar rápidamente con la pandemia, evitando la aparición de nuevas variantes del coronavirus, es impulsar la producción de vacunas y venderlas o donarlas a países de todo el mundo.

«Estamos abiertos a discutir la idea, las opciones relativas a las patentes, para ver cómo esto podría ayudarnos a lograr el objetivo de acelerar la producción y las entregas en todo el mundo», dijo una portavoz de la Comisión Europea en una sesión informativa periódica.

La UE, que está entre los mayores productores de vacunas del mundo, es también el principal exportador de vacunas, con 200 millones de dosis ya enviadas fuera del bloque, a diferencia de Estados Unidos o Reino Unido, que no exportan las vacunas que fabrican.

(Información de Jan Strupczewski, Phil Blenkinsop, Francesco Guarasio y Gabriela Baczynska; editado por John Chalmers y Frances Kerry; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH460UD-BASEIMAGE

Compruebe también

MERCADOS A.LATINA-Monedas cierran con ganancias en medio de retroceso global del dólar

Por Froilan Romero SANTIAGO, 4 jun (Reuters) – Las monedas de América Latina cerraron con …