Gobernador sin memoria por José Gregorio Rodríguez

Conocimos de muy buena fuente que en días pasados el Consejo Legislativo del Estado Bolivariano de Nueva Esparta (Clebne), rechazó el informe de gestión político-administrativa correspondiente al ejercicio fiscal del año 2020, presentado por el gobernador Alfredo Díaz, así como el de las diferentes direcciones e Institutos Autónomos dependientes del Ejecutivo Regional.

No podía ser de otra manera, las inconsistencias, las evidencias de manejos poco ortodoxos de los dineros públicos, el desvío de fondos para fines distintos a los originalmente dispuestos en el presupuesto, abundaban en los documentos consignados.

La sabiduría ancestral, la malicia indígena del pueblo güaiquerí, así como el sentido común, indicaban que algo “olía mal” por los lados de La Asunción.

El examen legislativo vino a comprobar lo que todo el mundo suponía, los recursos que recibió la gobernación fueron cuando menos, muy mal manejados. Veamos.

El año 2020 ha sido, por mucho, el lapso de tiempo más difícil que le tocó vivir a la humanidad en más de 100 años. La aparición, propagación y virulencia de la pandemia del Covid-19, nos atacó sin clemencia y sin distingo de raza, credo, religión o ideología.

Todavía el mortal virus está presente en nuestra cotidianidad, haciendo más difícil nuestras vidas, como producto entre otras cosas, de lo difícil que ha sido para nuestro país enfrentar con mayor eficacia el flagelo, consecuencia de las medidas coercitivas unilaterales que el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados del mundo, han impuesto contra nuestro país por el sólo hecho de atrevernos a ejercer el poder sobre la base de la autodeterminación y soberanía del pueblo venezolano.

Gracias a Dios y a la oportuna, pronta y eficaz respuesta del gobierno del presidente constitucional, Nicolás Maduro, a las medidas que se dispusieron desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado, el mal no ha ocasionado daños mayores a los estadísticamente probables en una ambiente de normalidad y estabilidad económica.

Aun cuando las comparaciones son odiosas, solo hay que ver el efecto que ha causado el coronavirus en países vecinos al nuestro como Brasil y Colombia, por ejemplo, o en los EEUU.

Le ha tocado al gobierno nacional  ejercer “imaginación contra dinero” para minimizar el impacto que ha causado el letal virus en nuestro país.

Es por eso políticamente imperdonable, humanamente inconcebible, ética y moralmente cuestionable, que en medio de esta terrible situación, el gobierno de Alfredo Díaz haya dispuesto tan sólo del 3,49 % del presupuesto del estado Nueva Esparta, para el sector salud en este periodo.

No lo podía creer cuando miraba los números. Repetidamente los revisé pensando que se trataba de una equivocación o de una “travesura” para mal poner al primer mandatario regional. Pero no, la verdad está allí, incontrastable, inamovible, confirmando que estamos en presencia del peor gobierno regional que ha tenido Nueva Esparta en su historia republicana y mire que hemos tenido muchos.

De “UN BILLON TRESCIENTOS SIETE MIL QUINIENTOS CINCUENTA MILLONES CIENTO TRES MIL SEISCIENTOS DOS BOLIVARES CON SIETE CENTIMOS (BS 1.307.550.103.602,07 )”, de presupuesto con los que contó el Ejecutivo Regional para el año 2020, tan solo “CUARENTA Y CINCO MIL SESCIENTOS CUARENTA Y TRES MILLONES NOVECIENTOS VEINTICUATRO MIL SEISCIENTOS SESENTA Y NUEVES BOLIVARES EXACTOS (Bs.45.643.924.679,00)”, fueron invertidos en materia de salud, como señalamos anteriormente el 3,49 %.

Es increíble el nivel de indolencia que observa el gobierno regional, ¿Cómo es posible que en medio de la peor pandemia que haya sufrido la humanidad en más de un siglo, el gobernador no dispusiera de la mayor de las partidas para atender la contingencia?

Lo más triste de todo, como han hecho política con la desgracia humana denunciando sin pruebas a diestra y siniestra a las autoridades de salud del gobierno nacional acreditadas en la entidad.

¿Cómo es posible que la mayor cantidad de medicamentos, insumos y suministros con los que las autoridades de salud del gobierno regional, atienden a la red hospitalaria de nuestras islas sean las que provee el gobierno nacional y las hagan pasar como suyas?

Es de tal mal magnitud el desorden administrativo, que se refleja hasta en la “forma” en que fue consignado el informe de gestión de la Corporación de Salud del Estado Bolivariano de Nueva Esparta (Corposalud), con información incompleta e insuficiente, además con una presentación poco profesional que no observa las mínimas normas de estilo que se deben utilizar en estos casos.

En esta oportunidad decidimos referirnos específicamente al tema de la salud en lo que a la memoria y cuenta del año 2020 del Gobernador Alfredo Díaz respecta.

Sin embargo, si lo que aparece en el estudio legislativo de la memoria y cuenta  de la Fundación Social Nueva Esparta (FUNSONE) y de la Dirección de Administración de las Finanzas Públicas, es cierto, estimamos que bastante trabajo tendrán la Contraloría General del estado y la Fiscalía Superior del Ministerio Público.

Solo un adelanto de lo que falta y con esto termino, por ahora.

¿Será verdad que no están registrados en la memoria y cuenta de Funsone, los nombres de los beneficiarios de las becas y ayudas económicas que por esa institución se otorgan?

¿Cómo es eso que el Director de Administración de las Finanzas Públicas, admite en su memoria y cuenta que el 53,42% del presupuesto general del Ejecutivo Regional, fue destinado a la partida de Transferencias y Donaciones y el director de Protección y Servicio Social afirma en su informe que no administró recursos?

¿Cuánto de esas “donaciones y transferencias”  le fue otorgado a la “Fundación Suma de Voluntades” que el señor director junto con una médica de traumatóloga de Guayacancito regenta en el municipio Península de Macanao, jurisdicción en la cual “casualmente” ejerce como jefe de campaña a la reelección del gobernador?

¿Qué papel juega en esta trama y cuanto ha recibido la “Fundación  Esperanza y Acción” que en materia de salud actúa en conjunto con la gobernación?

Muchas interrogantes y el pueblo exige respuestas del principal  responsable de toda esta situación, quien además pretende ser reelegido en el cargo.

Lo cierto del asunto es que los diputados del Clebne rechazaron la memoria y cuenta del gobernador, de sus directores y de los Institutos Autónomos.

Definitivamente, los legisladores no comieron cuentos y el gobernador se quedó sin memoria.

JoséGregorioRodríguez/Jotaerre577@gmail.com

Compruebe también

La derrota en Apure por Cesar Pérez Vivas

La derrota de la FANVB ante una pequeña facción disidente de las guerrillas de la FARC, evidencia hasta dónde han destruido la institución