EEUU profundiza su compromiso para reducir emisiones en cumbre del clima

Por Jeff Mason y Valerie Volcovici

WASHINGTON, 22 abr (Reuters) – Estados Unidos se comprometió el jueves, en una cumbre mundial sobre el clima organizada por el presidente Joe Biden, a reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, un objetivo que espera que incite a otros grandes países a plantearse metas más ambiciosas para combatir el calentamiento global.

Estados Unidos, el segundo emisor mundial después de China, busca recuperar el liderazgo internacional en la lucha contra el calentamiento global después de que el expresidente Donald Trump retiró al país de los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones.

Biden anunció el objetivo de recortar las emisiones entre un 50% y un 52% respecto de los niveles de 2005, al inicio de una cumbre climática de dos días a la que asisten los líderes de prácticamente 40 países, entre ellos los grandes emisores China, India y Rusia.

«Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que eviten las peores consecuencias de la crisis climática», dijo el demócrata Biden en la Casa Blanca. El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó el nuevo objetivo de Estados Unidos de un «cambio de paradigma» en la lucha contra el cambio climático.

El primer ministro Yoshihide Suga, que visitó a Biden en la Casa Blanca este mes, elevó la meta de Japón a una reducción de las emisiones al 46% para 2030, desde el 26%. Ecologistas querían un compromiso de al menos el 50%, mientras que el grupo de presión empresarial de Japón ha defendido políticas que favorecen el carbón.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, elevó el objetivo de su país a una reducción del 40% al 45% para 2030, respecto de los niveles de 2005, desde el 30%.

El presidente chino, Xi Jinping, no anunció un nuevo objetivo de emisiones, y dijo que China espera que sus emisiones de carbono alcancen su punto máximo antes de 2030 y que el país logre emisiones netas cero en 2060.

China reducirá gradualmente su uso de carbón de 2025 a 2030. El país, líder en la producción de tecnología para energías renovables, como los paneles solares, sigue dependiendo en gran medida del carbón para su generación de electricidad.

El presidente ruso, Vladimir Putin, propuso dar un trato preferente a las inversiones extranjeras en proyectos de energía limpia, pero también hizo una aparente referencia a que Estados Unidos es históricamente el país que más gases de efecto invernadero emite.

«No es ningún secreto que las condiciones que facilitaron el calentamiento global y los problemas asociados se remontan a mucho tiempo atrás», dijo Putin.

El objetivo climático de Estados Unidos marca un hito importante en el plan más amplio de Biden de descarbonizar por completo la economía estadounidense para 2050, un programa que, según él, puede crear millones de puestos de trabajo bien remunerados, pero que muchos republicanos temen que dañe la economía.

Los recortes de las emisiones de Estados Unidos se espera que provengan de centrales eléctricas, automóviles y otros sectores de la economía, pero la Casa Blanca no ha anunciado nuevas metas de emisiones desagregadas.

El nuevo objetivo de Estados Unidos casi duplica la promesa del expresidente Barack Obama de reducir las emisiones entre un 26 y un 28% por debajo de los niveles de 2005 para 2025. Los objetivos específicos de cada sector se establecerán a finales de este año.

CONSOLIDAR LA CREDIBILIDAD

La forma en que Washington se proponga alcanzar sus objetivos climáticos será crucial para cimentar la credibilidad de Estados Unidos en materia de calentamiento global, cuando hay preocupación internacional de que el compromiso de Estados Unidos con la energía limpia cambie drásticamente de un gobierno a otro.

El plan de infraestructuras de 2,3 billones de dólares presentado recientemente por Biden contiene numerosas medidas que podrían aportar algunos de los recortes de emisiones necesarios en esta década, entre ellas una norma de energía limpia para lograr emisiones netas cero en el sector eléctrico para 2035 y medidas para electrificar el parque automovilístico.

Pero las medidas deben ser aprobadas por el Congreso antes de hacerse realidad.

El Instituto Americano del Petróleo (API), el principal grupo de presión del sector del petróleo y el gas en Estados Unidos, acogió con cautela la promesa de Biden, pero dijo que debe ir acompañada de políticas que incluyan un precio del carbono, algo que resulta difícil de aceptar para algunos legisladores.

«Con un precio transparente sobre el carbono y la innovación, podemos lograr un progreso climático medible en esta década sin perjudicar a la clase media estadounidense, poner en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos y socavar la recuperación económica», dijo Mike Sommers, presidente y director ejecutivo de API.

Biden se centró en restaurar el liderazgo climático de Estados Unidos durante su campaña y en los primeros días de su presidencia después de que el republicano Trump, un escéptico del cambio climático, retiró a Estados Unidos del acuerdo de París sobre el calentamiento global.

(Editado en español por Carlos Serrano)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3L1AV-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3L1AW-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3L1AS-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3L1AU-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3L1AT-BASEIMAGE

Compruebe también

Ministros del G7 dicen que trabajarán para expandir la producción de vacunas COVID-19

LONDRES (Reuters) – Los ministros de Relaciones Exteriores del G7 se comprometieron el miércoles a …