Pandemia sigue disminuyendo niveles de consumo de los venezolanos

La caída en el consumo de los venezolanos es de las consecuencias más directas del impacto económico tras el primer año de la pandemia del COVID-19. Por ejemplo, las chucherías, ropa y calzado fueron de las compras que se redujeron en el país, sin importar el nivel de ingresos de las personas.

Estos son resultados del “Estudio de hábitos de compra y consumo Enero-Febrero 2021” realizado por la firma Ars DDB Comunicaciones. La encuesta digital mostró que la pandemia del nuevo coronavirus terminó por dividir al país, entre aquel grupo que pudo mantener su flujo de ingresos habituales y otro que vio afectadas sus finanzas de forma directa, por las medidas de cuarentena y el cierre de los comercios desde que llegó el nuevo coronavirus en marzo del año pasado.

“La pandemia terminó por afectar a todos, en cualquiera de los niveles socioeconómicos de alguna manera. A la mayoría por la inestabilidad laboral o la inestabilidad económica” apuntó Zaireth Colina, directora de Planificación en Ars Publicidad, durante la presentación privada del estudio hecha por Zoom.

Costos de las Chucherías

La disminución de las compras en chucherías es fácil de entender cuando se comparan los precios. Una bolsa de platanitos salados de dos porciones cuesta más que un kilo de harina de maíz. El importe que se paga por un chocolate de un tamaño de 100 gramos equivale a la compra de un kilo de arroz y otro más de pasta. Al igual que el precio de un paquete de seis panqués con chocolate alcanza para llevarse a casa un kilo completo de queso blanco duro.

Cuando se trata de los calzados, se pueden conseguir algunas ofertas que se mueven entre 5 y 30 dólares. Estos precios para algunos pueden parecer baratos, pero para otro grupo de venezolanos representan un lujo y, además, están las limitaciones de la pandemia. La ropa nueva y los zapatos tienen menos importancia, en la medida que hay una cantidad mínima de salidas y menos reuniones sociales.

 

Sin renovación tecnológica

Cuando se examinan las diferencias, entonces puede verse que aquellos venezolanos que dependen de las ganancias diarias o que cuentan con empleos en el sector público que ofrece los salarios más bajos en el país tuvieron que hacer más sacrificios.

Más de la mitad de los encuestados en este grupo tuvieron que abandonar las compras asociadas con la renovación tecnológica como nuevos celulares o televisores. Mientras que las comidas en las franquicias o los restaurantes y los licores pasaron a ser compras solo para ocasiones muy especiales.

Chucherías

Entre los venezolanos con empleos que les permitieron mantener sus ingresos, el impacto de la pandemia puede verse porque también abandonaron algunas de sus compras de renovación tecnológica y también de los enlatados. 

Ropa y Calzado

Ambos grupos coincidieron en que las compras tienen que hacerlas en función de la calidad de los productos. No se trata de la tradición con las marcas ni tampoco de una asociación afectiva, sino que es una medida pragmática en medio de una economía que ya lleva tres años en hiperinflación.

“El precio es relevante, pero la calidad comienza a ser más nombrada que en años anteriores. La gente no se quiere arriesgar a comprar algo que no funcione o que no sepa bien. Lo que se evita es comprar una marca nueva y que se pierda el dinero invertido en eso” explicó Andrea Acuña, vicepresidenta de Investigación y Planificación de Ars Publicidad, en el evento virtual.

Divisas y más divisas

Otra de las convergencias es que ambos grupos de venezolanos utilizan las divisas como una de las tres formas de pago más usadas. Quienes poseen un mayor poder adquisitivo le apuestan a cualquiera de las vías para cancelar con dólares (77% de preferencia), mientras que en el grupo de menos ingresos se opta más por los dólares en efectivo (59% de preferencia).

El pago móvil aparece como la opción favorita y la más usada (81% de preferencias) entre los venezolanos que más tuvieron que ajustar su consumo en medio de la pandemia del COVID-19.  Mientras que para el otro grupo se trata de la segunda opción (76% de preferencia) y prueba que se valora la inmediatez a la hora de enviar y recibir los bolívares. 

Notiespartano/EfectoCocuyo

Compruebe también

Oliveros: Trabajadores del sector público se mantienen por bolsas de comida

El economista Asdrúbal Oliveros señaló este miércoles que hay trabajadores que se mantienen laborando en …