El efecto Morel por Manuel Avila

Cuando hace unos 11 meses el doctor Cheo Herrera me dijo en una conversación “Aquí falta un Morelazo”, y yo le di la razón aún con mis dudas porque ver a Morel en la calle tocando a la gente como en los mejores tiempos de Gobernador era algo arriesgado. Ahora cuando veo la emoción de la gente al ver entrar al roblero a las asambleas populares que se están realizando en la mayoría de los pueblos le terminó dando la razón al hijo de Chico Herrera y Priscila que por algo de clarividencia y viendo el transcurrir sin rumbo de la Nueva Esparta de la bonanza y el progreso que él conoció le permitió adelantarse a los acontecimientos que ocurrirían en Nueva Esparta en el 2020.

Por eso cuando en Playa Valdez del Municipio Mariño apareció Morel acompañado de Toñito González en una visita relámpago a los pescadores en la ranchería que le hizo hace unos años a los pescadores porlamarenses se prendió la mecha electoral que recorre los pueblos de Margarita y Coche. Con ese empuje emocional va Morel Rodríguez todas las semanas visitando tres pueblos de Nueva Esparta y levantando polvaredas emocionales que lo posesionan nuevamente en el sentimiento de la gente.

Es impresionante cómo volvió el roblero a meterse en el ring político ante la mirada de sorpresa de sus opositores que lanzan críticas y astazos buscando detener una emoción que recorre a gran velocidad las calles de Margarita y Coche. En eso anda un candidato a la Gobernación que resulta un gran obstáculo para el que quiere reelegirse y para el otro que busca lograr el sueño de ser el Gobernador de Nueva Esparta.

Volvió Morel a agarrarle el pulso a la competencia política con prontitud y es en este momento la candidatura a la Gobernación que más suena entre los neoespartanos. Saben los chavistas y opositores que la experiencia gerencial de quien construyó a Nueva Esparta y que es mucho camisón Pa’ Petra para los otros contendientes si partimos del principio que la gente conoce las grandes obras que se hicieron en las gestiones anteriores del roblero. No existe punto de comparación con el resto de los mortales que gobernaron a Nueva Esparta porque la gestión quedó marcada en huellas reales de una propuesta cristalizada en obras de dimensiones colosales.

Si hablamos de la vialidad, la mayoría de la avenidas, autopistas y carreteras fueron realizadas en su gestión, ni se diga de rancherías, edificaciones, iglesias, canchas, acueductos, cloacas, electrificación, parques, casas de cultura, escuelas, universidades y obras de distinta naturaleza que hablan de la gestión realizada por Gobernador alguno en la historia nacional.

Ante esa realidad que deja proyectos consolidados de la grandeza espartana se encuentran las obras de interés social que, en salud, deportes, atención al ciudadano y los reconocidos Tren de la Salud y las cestas de comida marcan la gestión de un Gobernador que se identificó con su pueblo en todos los aspectos.

No había una semana que no se inauguraran 9 y hasta 11 obras en los pueblos de Margarita y Coche, pues fue una gestión olímpica que le dio bienestar y progreso a los pueblos insulares. Ni se diga de las señalizaciones de las vías, la red de semáforos y la arborización de toda la isla que muestra un cuadro impresionante de cómo se le hacen obras a su pueblo. De eso no quedan dudas ante la colectividad insular y es por eso que las nuevas generaciones llegan a preguntar a manera de sorpresa de la fórmula que uso éste hombre de la robleridad para llegar a superar al resto de los gobernantes del país.

Por eso se ven enanos los otros competidores al entrar en la arena con un gigante de la gobernanza que no es porque se eleve su imagen por capricho, sino por la historia grande que dejó en la construcción de Nueva Esparta. De eso se trata de poner los pies sobre la tierra para ver de cerca eso que está ocurriendo en Nueva Esparta con la reaparición de Morel como candidato a la Gobernación.

Tratar de empequeñecerlo por el tiempo de permanencia en el poder es un error costosísimo para los que esgrimen esa tesis porque al pueblo espartano lo que le importa es tener un gerente que ponga fin al desastre gerencial de los últimos 9 años. Nada se hizo en estos tiempos para garantizarle felicidad a los neoespartanos y las excusas de la existencia de un Protector es parte de los obstáculos que deben vencer los gobernantes en este momento político que vive la nación. Y la gente sabe que Morel gobernó a la región con dos protectores chavistas llamados William Fariñas y posteriormente con el General Carlos Mata Figueroa. Esos dos obstáculos los pulverizó Morel con su habilidad política y su capacidad gerencial al realizar en esos gobiernos más obras que en sus anteriores gobiernos.

Por esa razón el argumento del Protector y de la falta de recursos es solo un escudo para ocultar su falta de capacidad para la Gobernanza, pues está claro que los tiempos son complejos en lo económico y en lo social, pero a Nueva Esparta le toca jugar su mejor carta para avanzar por encima de las dificultades.

Eso es lo que dio pie a la aparición del Morelazo del que habló Cheo Herrera hace 11 meses ante la pérdida del rumbo gubernamental de los que gobiernan la región y no resuelven los problemas del pueblo. El efecto Morel está en la calle con emociones a granel de la gente que ve una esperanza de progreso y bienestar en la figura del hombre que construyó a Nueva Esparta.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Agarrando aunque sea fallo por José Gregorio Rodríguez

Agarrando Mariño Siguiendo los pasos de Manuel Rosales en caso de no lograr la postulación ni a la gobernación, ni a esa alcaldía