El nuevo brote de COVID en China es el peor desde marzo de 2020

SHANGHÁI / PEKÍN, 19 ene (Reuters) – China se enfrenta al peor brote de COVID-19 desde marzo de 2020, con una provincia que registró un récord de aumento diario de casos, mientras una comisión independiente que estudia la pandemia mundial dijo que China podría haber actuado con más contundencia para frenar el brote inicial.

El martes, el diario Global Times, controlado por el Estado, defendió la gestión inicial de COVID-19 por parte de China, diciendo que ningún país tenía experiencia en la gestión de un virus completamente nuevo.

«En retrospectiva, ningún país podría actuar perfectamente frente a un nuevo virus… ningún país puede garantizar que no cometerá errores si una epidemia similar se produce de nuevo», dijo.

China registró más de 100 nuevos casos de COVID-19 por séptimo día consecutivo el martes. El país comunicó 118 nuevos casos el 18 de enero, por encima de los 109 del día anterior, según informó la autoridad sanitaria nacional en un comunicado.

De ese total, 106 fueron infecciones internas, de las cuales 43 se registraron en Jilin, un nuevo récord diario para la provincia nororiental, y 35 en la provincia de Hebei, que rodea a Pekín, según la Comisión Nacional de Salud.

La propia capital china informó de un nuevo caso, mientras que Heilongjiang, en el norte, informó de 27 nuevas infecciones.

Decenas de millones de personas están confinadas mientras algunas ciudades del norte someten a pruebas de coronavirus a su población, ante la preocupación de que las infecciones no detectadas puedan propagarse rápidamente durante la celebración del Año Nuevo Lunar, que tiene lugar en pocas semanas.

Cientos de millones de personas viajan durante la festividad, que se iniciará a mediados de febrero de este año, ya que los trabajadores migrantes regresan a casa para ver a sus familias.

Las autoridades han apelado a la gente para que evite viajar en el período previo a las vacaciones y se mantenga alejada de las reuniones masivas como las bodas.

El actual brote en Jilin fue causado por un vendedor infectado que viajó desde la vecina provincia de Heilongjiang, lugar de un foco previo de infecciones.

El número total de nuevos casos asintomáticos, que China no clasifica como infecciones confirmadas, se redujo a 91 desde los 115 del día anterior.

El número total de casos confirmados de COVID-19 en la China continental (excluyendo Macao y Hong Kong) es de 89.454, mientras que el número de muertes se mantuvo sin cambios en 4.635.

Una comisión independiente de expertos que analiza la pandemia, encabezada por la ex primera ministra neozelandesa Helen Clark y la expresidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf, dijo el lunes que las autoridades chinas podrían haber aplicado medidas de salud pública más enérgicas en enero del año pasado para frenar el brote inicial.

También criticó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no declarar una emergencia internacional hasta el 30 de enero.

Un equipo de la OMS se encuentra actualmente en Wuhan, la ciudad de China central donde se detectó por primera vez la enfermedad a finales de 2019, para investigar los orígenes de la pandemia que ha matado a millones de personas en todo el mundo.

 

(Información de Emily Chow y Wang Jing en Shanghai y Ryan Woo en Beijing; Editado por Richard Pullin y Michael Perry; traducido por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH0I0EE-BASEIMAGE

Compruebe también

UE amenaza a China por reforma del sistema electoral en Hong Kong

UE amenazó el viernes a China con adoptar "pasos adicionales en respuesta" a la idea de una reforma del sistema electoral de Hong Kong,