Exfoliante natural que limpia tu cara profundamente

Prepara tu exfoliante natural en casa con ingredientes simples. La exfoliación es uno de los principales pasos que debes tomar en cuenta si quieres tener una piel radiante. Los expertos en el tema como dermatólogos y gurús de belleza recomiendan exfoliar el rostro (y cuerpo) una vez cada quince días.

Y si no sabes qué productos usar para exfoliarte o cómo hacerlo, con algunos elementos que tenemos en casa, podríamos acercarnos al objetivo de tener una piel más sana y joven ¿cómo? preparando tu propio exfoliante. Conoce la manera en que puedes elaborar un exfoliante súper fácil de hacer y que además te brinda todos los beneficios de productos que cuestan demasiado dinero.

¿En qué casa no hay azúcar? Este ingrediente será la base de nuestro exfoliante el cual deberás combinar con otro elemento para conseguir el resultado deseado. Algunos recomiendan para exfoliar combinar el azúcar con aceite de almendras, ya que este aceite es un humectante natural que también suaviza profundamente la piel.

Exfoliante natural

Al preparar este exfoliante casero te quedará una mezcla granulada y espesa, con la cual debes realizar masajes circulares por la piel, previamente lavada con jabón neutro y agua tibia. Este exfoliante no solo sirve para el rostro, sino también para el cuerpo entero. Frota de manera homogénea y después báñate con agua tibia o caliente.

Ingredientes:

  • Un recipiente
  • Aceite de almendras
  • Azúcar

Paso 1
Lávate la cara con agua tibia y jabón. Seca el exceso de agua.

Paso 2
En el recipiente mezcla dos cucharadas de aceite de almendras y añade una cucharada de azúcar. Mezcla hasta que obtener una pasta uniforme.

Paso 3
Con masajes circulares y suaves, aplica la mezcla en tu rostro, sobre todo en aquellas zonas en las que tienes puntos negros como en la zona T y nariz.

Paso 4
Deja que el exfoliante actúe durante 10 minutos y retira suavemente con agua o si lo prefieres, dúchate completa.

Al salir de la ducha, recuerda usar crema humectante en el rostro o bien, pasa un algodón embebido en leche por toda tu piel para nutrirla de una manera más profunda y completar el tratamiento. Se trata de una exfoliación algo fuerte, por lo tanto, no se aconseja realizarla más de dos veces al mes.

Compruebe también

¿Cómo mejorar tu calidad de vida?

La calidad de vida es un concepto que hace alusión a varios niveles de generalización …