La Venezuela posible (III) Margarita por José Angel Borrego

Margarita

Pudiera argüirse que el obstáculo mayor de Nueva Esparta es su insularidad. Lo sería solo ante una orfandad absoluta de imaginación productiva.

¿Es lo que ha acontecido? . Sin duda. Desde el Viernes Negro de Luis Herrera, que en nada se emparenta con el Black Friday de compras extremas donde el bolsillo lo soporta, hasta hoy, Nueva Esparta ha sufrido de diversas dolencias, todas producto de la indolencia de autoridades diversas de lo que no se escabullen los gobernadores que han desfilado por La Asunción en ese mismo lapso. Y conste, que todos fueron alertados del previsible impacto negativo de apoyar el futuro de ese estado en un papel firmado por un presidente (CAP) transformando a la Zona Franca en Puerto Libre. Y nadie, sin una sola excepción, hizo algo por corregir esa debilidad estructural del soporte socio-económico de Nueva Esparta que a su vez hizo posible un despunte del turismo mientras hubo algún gobernador con mejor visual de futuro.

Hoy Nueva Esparta acusa un grave estatus social que afecta a todos por igual. Pocos escapan a esa “pandemia económica” que repito, no obedece a la insularidad pero sí a la sumisión roja al poder central por gobernadores y alcaldes. Y al oído sordo del mandatario local y de su “alter ego” el protector así como de diputados, legisladores, constituyentes y alcaldes. Algún día, lo prometí, citaré sus nombres en una instancia que pueda reclamarles tanta pereza.

Pues bien; Nueva Esparta tiene solución sin mayor esfuerzo por el Gobierno nacional. Basta, apenas, un soplido de Maduro para que el lacayismo imperante actúe con la presteza que reclama, exige y merece el neoespartano. Pero también hacia el alto oficialismo los ductos están obstruidos y no fluye información que grafica la facilidad con que podría atenderse la compleja situación de NE sin necesitar recursos financieros del Estado.

¿Tiene dolientes Nueva Esparta en el Psuv? ¡Claro que nooo..! Los varios margariteños que han estado cercanos, antes a Chávez y ahora a Maduro (también a Diosdado) en estos últimos 21 años, jamás han pasado de saludar a la bandera, muy tímidamente, pero incapaces han sido de izar una  pundonorosa, altiva y exigente para evitar que ocurriera el caos que hoy vive el neoespartano. ¿Excepciones? No se nos ocurre ninguna.

Tal vez después del domingo próximo (6D) alguien se enserie antes de que comience la campaña electoral para gobernadores que corresponde el año venidero. (En el Psuv hay tres pre-inscritos pero vendrá una sorpresa desde Caracas. Se susurra que otro general).

JoséAngelBorrego

Compruebe también

Los alacranes quieren a toda costa mantener la silla de La Asunción por José Gregorio Rodríguez

Los alacranes dicen en la oposición en Margarita que el diputado Oscar Ronderos con Bernabe será el candidato de AD NvaEsparta