Los guisantes son grandes aliados del cuerpo

Los guisantes son una legumbre con espíritu de verdura muy popular. Los que vienen en lata son los que más se venden. Sin embargo, hay personas que destacan que no hay nada comparable al particular sabor de los que son cultivados y recién recogidos desde una plantación.

Recordemos que este alimento se encuentra dentro de vainas aplanadas y alargadas de color verde, pero lo compramos sin ellas. Son muy ricos en tiamina (vitamina B1): 150 g aportan más de lo que se necesita para un día. Asimismo, contienen ácido fólico, cantidades considerables de vitaminas A y C, y proteínas. No obstante, hay que combinarlos con cereales, como arroz, pasta o pan, para completar las proteínas.

Ahora bien, como sus azúcares se transforman en almidones, al recolectarse las vainas, mucha gente prefiere el sabor (más dulce) de los guisantes congelados. Por fortuna, la tecnología moderna permite precisamente congelarlos después de su recolección, conservando su dulzor y su vitamina C. De hecho, hay estudios que certifican que pueden mantenerse refrigerados hasta por un año sin perder su valor nutritivo.

Por ejemplo, los guisantes mollares tienen una composición parecida a la de los guisantes verdes, pero, al comerse toda la vaina, aumenta la cantidad de esas vitaminas.

Todos sus tipos, junto con los garbanzos, que también son legumbres y se utilizan en muchos lugares de forma parecida a los guisantes, son fuentes excelentes de fibra dietética.

Quizás no sabía que este alimento es bueno para el estrés, precisamente porque la vitamina B y el ácido fólico que contiene, ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso. Es decir, al comerlos le ayudará a calmar la ansiedad o el nerviosismo.

Otra propiedad es que son ideales para la digestión, ya que su fibra estimula los movimientos de los intestinos, por lo que previene el estreñimiento. Igualmente, para las afecciones cardiacas, pues debido a su escaso contenido de sodio y grasa, y la elevada cantidad de potasio, son considerados cardiovasculares. Por eso, son recomendados en la dieta de personas que sufren de insuficiencia cardiaca, angina de pecho, degeneración del músculo cardiaco, etcétera.

Son aliados para la diabetes. Como buena legumbre, los guisantes tienen muy bajas cantidades de azúcar, lo que impide que aumente nuestro índice glucémico al momento de consumirlos. Además, consiguen que el resto de alimentos a los que acompañan tampoco aumenten ese índice. Y son perfectos reguladores del colesterol en la sangre.

Compruebe también

Vacuna de BioNTech/Pfizer podría ser distribuida este mismo año

La vacuna contra el coronavirus creada por las farmacéuticas estadounidense Pfizer y alemana BioNTech podría …