Jorge Roig y la “ley” anti-bloqueo, por José Angel Borrego

Entrecomillamos “ley” porque no pasa de ser un parapeto que ni siquiera dentro del esquema oficialista siguió las normas mínimas. Los “constituyentes” levantaron sus brazos cual parapléjicos mentales, sin alguna explicación. Esa es la gran diferencia entre democracia y dictadura. Todo dictador que se precie dispone de un “poder legislativo” a su merced y cuando ni aun con chanchullos puede alinear a la AN real, la paralelizan con una ANC, la dividen sin importar si se cuenta con quorum necesarios y crea un nuevo esquema que le garantice que podrá dominar una nueva AN ilegítima y no-reconocida por el mundo político civilizado. Pero eso es historia que conoce el lector.

Vayamos al asunto. Diosdado aprobó la “ley” para Maduro con una excusa bastante baladí, aunque innecesaria. Según el contenido de dicha “ley” Maduro podrá vender las empresas que Chávez confiscó a sus propietarios para hacerlas progresistas y soportes de un desarrollo que cocinaba en su febril imaginación. Más de 700 de esas antes productivas empresas, según cifra aportada por Maduro, son ahora improductivas y representan un desaguadero para el Estado. Ante la sequía de dólares impuesta por Estados Unidos por vía del Bloqueo Internacional, muy efectivo además, alguien (un cubano) le dijo a Maduro que con una ley al efecto podía baipasear el bloqueo. Maduro no lo pensó dos veces y se lanzó a la piscina de su “ley” antibloqueo. ¿Para qué sirve? Y que para vender la chatarra que Chávez y Maduro hicieron con Pdvsa, las Industrias Básicas de Guayana y cientos de otras empresas. Pero la pregunta de Jorge Roig es la única pertinente que hemos escuchado con relación a dicha “ley”. ¿A quién le van a vender esos cacharros inútiles?  Nadie en su sano juicio, según Roig (y lo acompañamos en eso) va a adquirir nada de ese anaquel por dos razones (decimos nosotros) como son el hecho de que la próxima AN legítima del futuro inmediato no reconocerá la legalidad de esas operaciones; y la segunda que los capitales desconfían del régimen confiscador del chavismo. Si compran hoy, mañana mismo pueden ser objeto de nuevas confiscaciones porque no existe Piso Jurídico mientras existan los El Malandro Maikel y su banda sea el poder judicial. Y nadie tampoco aceptará a la ANC como plataforma jurídica para exponer sus dólares. Así de sencillo, De manera que las preocupaciones expresadas por los políticos, o son histriónicas, o no se consultó a un jurista. Se dice que esta “ley” es “copia fiel y exacta” de un mamotreto similar que por idénticas razones existe en Cuba. ¿Ha servido de algo al régimen cubano? Para nada. Pero seguramente los asesores cubanos que le vendieron la idea a Maduro recibieron como mínimo un barquito cargado de petróleo. Como dijo ayer una diputada en el parlamento europeo refiriéndose a los ñángaras españoles de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias: “para eso es que sirven…para nada bueno”.

JoséAngelBorrego

 

Compruebe también

Presidente, ¿por qué nos condenó al olvido? por Morel Rodríguez Ávila

Señor presidente: De manera firme pero respetuosa elevamos ante usted nuestra democrática protesta por el …