El motivo por el que las mujeres fantasean con el sexo duro

Si te gusta el sexo duro, no estás sola.

Cuando Justin Lehmiller encuestó a más de 4.000 estadounidenses sobre sus fantasías en la cama para su libro ‘Tell Me What You Want’, el sexo duro resultó ser una de las dos opciones más comunes. La mayoría, independientemente del género u orientación, se ha excitado con la idea de realizarlo o ya lo han hecho comprobando lo gratificante que puede ser.

El atractivo generalizado por esta forma de hacer el amor también se puede ver en los hábitos de visualización de pornografía. Por ejemplo, si miras los géneros más vistos en Pornhub, el «hardcore» aparece constantemente en el tercio superior de las categorías año tras año. Curiosamente, en contra de lo que se pueda pensar, a las mujeres les gusta más este tipo de pornografía que a los hombres, recoge ‘Men’s Health’.

¿Por qué es tan excitante?

Un estudio reciente publicado en la revista ‘Evolutionary Psychological Science’ ofrece algunas respuestas a esta pregunta. Los investigadores encuestaron a 734 estudiantes universitarios de Nueva York acerca de sus actitudes y experiencias con el sexo duro consensuado.

La mayor parte de la muestra (51%) señaló que había practicado este tipo de acto recientemente. Entre los comportamientos sexuales más frecuentes que contaron se encuentraba arañarse, azotar, pegarseinsultos, romper la ropa, atarse y vendar los ojos.

Las mujeres encuestadas señalaron que tienen un orgasmo mucho más rápido cuando hacen el amor de una manera más salvaje

Cabe destacar que los autores de este estudio hablan de estos comportamientos como «actividad lúdica», en ningún caso de abuso o violencia. Son conductas consensuadas que, en la mayoría de los casos, ocurrieron en el contexto de una relación a largo plazo y rara vez (menos del 1% de los encuentros) causaron algún tipo de lesión grave. En otras palabras, no estamos hablando de comportamientos en los que la gente realmente quisiera dañar a su pareja.

De hecho, la gente que lo probó había disfrutado realmente de este tipo de actividad. Cuando se pidió a los encuestado que establecieran una diferencia entre el sexo duro y el «convencional», tanto hombres como mujeres señalaron que los orgasmos son más frecuentes e intensos, ya que las parejas hacen más esfuerzos para satisfacerse mutuamente, el acto es más excitante y el acto es más vigoroso.

Concretamente las mujeres dijeron que tienen un orgasmo mucho más rápido cuando hacen el amor de una manera más salvaje. Dado que ya existe una gran disparidad en cuanto al tiempo que les lleva a los distintos sexos para alcanzar el clímax, tal vez esta es una razón por la que ellas lo buscan más que ellos cuando ven porno: el sexo duro podría ayudar a cerrar la brecha temporal entre orgasmos.

¿Qué lleva al sexo duro?

Los participantes en este estudio recibieron una larga lista de posibles factores desencadenantes del sexo duro y se les pidió que anotasen si alguna vez su pareja les pidió tenerlo por alguna razón concreta.

Entre los desencadenantes más comunes estaban probar algo nuevo, el aburrimiento y cumplir una fantasía. Estos datos sugieren que a manudo se trata de alimentar nuestra necesidad de novedad sexual. Los humanos, hombres y mujeres por igual, tienden a cansarse de las rutinas sexuales. Necesitamos seguir innovando para mantener la excitación, un fenómeno que los expertos denominan el efecto Coolidge.

Los desencadenantes más comunes del sexo duro en las parejas son probar algo nuevo, aburrimiento y cumplir una fantasía

Otro factor que podría llevar a este tipo de relaciones sexuales, especialmente entre los hombres, es que los varones sospechen que su pareja le ha sido infiel. Los autores de este estudio interpretan estos resultados por una cuestión evolutiva: cuando ellos perciben un riesgo de que su pareja femenina haya tenido relaciones sexuales con otra persona, esto desencadena la competencia de los espermatozoides. En otras palabras, lleva a los hombres a participar en comportamientos sexuales como penetraciones profundas y vigorosas, destinados a desplazar cualquier semen que haya sido depositado por rivales para que su propio esperma tenga una mejor oportunidad de fertilizar.

Beber alcohol fue otro desencadenante: las bebidas espirituosas reducen simultáneamente las inhibiciones sexuales y atenúa las sensaciones sexuales. Esta combinación de factores aumenta las probabilidades de intentar algo que de otro modo no podría hacer mientras se está sobrio, al tiempo que experimenta con actividades más intensas para contrarrestar el efecto deprimente que el alcohol tiene en nuestro sistema sexual (que incluye suprimir la excitación y retrasar el orgasmo).

Por último, otro factor desencadenante incluye situaciones en las que las parejas se encontraban en un estado de excitación fisiológica mayor, como acabar de terminar una pelea, estar enfadados o haber hecho ejercicio. Esto puede explicarse por algo que los psicólogos llaman «transferencia de excitación», que ocurre cuando se amplifica la excitación a otra situación no relacionada. En otras palabras, si el cuerpo ya está excitado antes del comienzo de un encuentro sexual, eso sentará las bases para buscar una experiencia más activa e intensa.

Lo que todo esto nos dice es que no hay una sola razón por la cual el sexo duro sea un tema tan recurrente de fantasía sexual y porno. En cambio, resulta que hay muchos factores diferentes que atraen a las personas.

Compruebe también

Los beneficios de la pornografía en la vida sexual de las mujeres

Se piensa que la sociedad ha progresado bastante en las últimas décadas, sin embargo, hay …