“Alerta” democrática en Nicaragua por embargo al Canal 12 y posible ley contra crímenes de odio

El embargo millonario contra el Canal 12 y la promoción de una reforma legal para condenar a opositores a cadena perpetua por presuntos crímenes de odio en Nicaragua, han generado una “alerta” entre los detractores del presidente Daniel Ortega, a 14 meses de la elección que definirá si continúa o no en su cargo.

Ortega, presidente desde 2007, refrendó el martes pasado la idea de una normativa legal que contemple cadena perpetua para crímenes de odio, categoría en la que enmarcó los brutales asesinatos de dos niñas y sus posteriores agresiones sexuales por un hombre en el Caribe de Nicaragua.

Aprovechó su iniciativa, sin embargo, para opinar que sus opositores han cometido crímenes de odio de esa talla contra el pueblo nicaragüense.

La semana pasada, también se conoció que un juez de Managua notificó al Canal 12, de línea editorial independiente, sobre un embargo de los bienes del medio de comunicación y de la familia propietaria por un reparo fiscal de la Dirección General de Ingresos.

Las fuerzas democráticas del país centroamericano interpretan ambos hechos como las últimas evidencias de que Ortega se ha “desbocado” en sus funciones.

“Esta dictadura no parece ceder. Está desbocada”, diagnostica José Dávila, economista y analista político, integrante de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en declaraciones a la Voz de América.

Dávila también identifica la “persecución contra los independientes” luego de una reciente protesta de al menos 2.000 manifestantes, que consistió en pegar carteles con la imagen de Ortega y la frase “se va” en 132 municipios.

Los ataques contra movimientos democráticos y la libre prensa ocurren en un momento en que el gobierno está “obligado” a hacer reformas electorales de cara a las presidenciales de noviembre de 2021, subraya.

“Estamos alarmados, porque el tiempo camina. Si no hay reformas electorales profundas, no habrá elecciones transparentes libres”, opina.

Dávila no observa señales positivas en la misión de allanar el camino a unos comicios presidenciales que reflejen auténticamente la opinión popular. “Se ha agravado la situación. Hemos declarado una alerta política nacional”, dice.

“Ídolo con pies de barro”
Para Félix Maradiaga, académico, activista y político nicaragüense, el gobierno de Ortega no constituye una democracia. Y nota su “radicalización”.

“Hay la desesperación de un régimen que describo como una especie de ídolo con pies de barro”, considera, en entrevista con la VOA, antes de puntualizar que el presidente de Nicaragua ya no dispone de los mismos recursos económicos con que contó entre 2007 y 2014.

Aquellos fondos -aproximadamente 4.700 millones de dólares, según Maradiaga- alimentaron el “clientelismo” y el “control social”, asegura.

Califica el caso del Canal 12 como una política de “terrorismo fiscal”, aunque celebra “la labor heroica” que aún sigue ejerciendo la prensa independiente.

A su juicio, Ortega viste hoy “un ropaje cuasi democrático” y mantiene “cierta formalidad política” para simular una democracia.

Lee más en VOA Noticias

Notiespartano

Compruebe también

Perú cambia con Pedro Castillo su postura sobre Venezuela

La llegada a la Presidencia de Perú del izquierdista Pedro Castillo y del partido Perú …