Los verdaderos enemigos de Guaidó, por José Angel Borrego

Guaidó tiene un entorno asfixiante y poco productivo en iniciativas para enfrentar la crisis política; crisis que no se resuelve con cháchara política sino con hechos. Mucho roba-cámara de ese entorno intenta posicionarse. Hay aspirantes para carteras ministeriales, presidencias, embajadas y cargos de relevancia. A todos Guaidó los recibe, atiende, escucha y sonríe. Eso consume tiempo.

También hay gente a su lado que trabaja solo por interés hacia el país. Andrés Velásquez sin ser del G4 juega mejor papel que esa cúpula. ¿Cuántos más? Lo ignoramos. Muchos se retratan en todas las cámaras reporteriles pero de pocos sabemos quiénes son. Qué hacen. Cómo ayudan a Guaidó. O cuál es el peso de sus aportes. Allí está el meollo. Igual que a Maduro a Guaidó lo fastidian sus “amigos”. Le sugerimos una fórmula para que se los sacuda elegantemente.

El país confronta muchos problemas. Cada uno tiene una respuesta. Decía Héctor Mujica“No hay problema sin solución y si no tiene solución no hay problema”. En tal virtud le proponemos a Guaidó exigir a cada acosador (que lo son) traerle una propuesta relacionada con sus aptitudes. Hay mucha tela para cortar: Petróleo, Gas, Turismo, Salud, Trabajo, Agro, Alimentación, Ingresos, Educación, Cultura y otras de singular repercusión para el país. Que cada “voluntario” le demuestre a Guaidó cómo se “sacrificaría”. Que presente una descripción sencilla, digerible, en pocas cuartillas (tres a lo sumo) donde exponga cómo resolver determinado problema sin que el Estado aporte recursos financieros. Es decir, que no sea un caza-bobo más.  A ese, doctor Guaidó, ofrézcale de una vez el cargo. Pero si nada trae, nada lleva.

Los verdaderos enemigos de Guaidó no están en la acera de enfrente. Maduro los tiene a su alrededor, en su entorno íntimo y se hacen llamar amigos y revolucionarios, pero Maduro huele que mienten. Lo mismo sucede con Guaidó. El país exige que se enaltezca la sabiduría por encima de la “pericia” porque esta última oculta vicios. Hay gente con proyectos y propuestas reales para recuperar desde Pdvsa hasta los conucos metropolitanos socialistas.

Con solo calistenia política, como la que se ha conocido hasta ahora y la que está en el tapete para enrolar al país en un proceso unitario de cara al 6-12, no obtendrá buenos dividendos sin aditamento de propósitos más concretos que el romántico discurso populista. Usted puede marcar la diferencia, hágalo.

Y para reducir el entorno improductivo, le sugerimos que ponga un cartelito afuera de su despacho: “Si no trae soluciones, por favor espere su turno”. Pero debe impedirles el acceso con las manos vacías. Serán pocos a quienes reciba. Y otro cartelito dentro del despacho: “Presénteme su propuesta”. Lo que lleve, ordene evaluarlo y actúe en consecuencia. (Todo es posible)

JoséAngelBorrego

Compruebe también

Otra mentira, por Manuel Avila

Otra mentira cae sobre los hombros de la Venezuela marginada que no encuentra la fórmula para soltarse del nudo mortal