La vainas de AD, por Manuel Avila

Cuando Bernabé Gutiérrez «el alacrán blanco» le dio la estocada a AD, nadie salió atacándolo por tal afrenta contra la historia de un partido con tanta tradición. Eso me pareció muy raro porque fue evidente la jugada del «Piaroa» con su hermano como punta de lanza y los beneficios económicos que le correspondieron al ex Secretario General de AD y a su corte.

De eso se enteró todo el pueblo de Venezuela que vio a los adecos quedarse sin su tarjeta, sin sus símbolos y sin sus casas de partido porque el gobierno el nuevo aliado de los blancos por una decisión del TSJ se quedó con el partido creado por Rómulo Betancourt. En sus 79 años AD no había recibido ataques tan certeros contra sus principios ideológicos y fue el creador del MAAELECAD, su Secretario de Organización quien le entregó el partido blanco a sus enemigos del régimen y aun así ni un solo verbo chocó contra la pechera y la frente henchida del Piaroa. Ahí viene la pregunta, por qué no atacan al Piaroa desde su partido, por qué Henry Ramos y los cabezas calientes del partido le huyen a un combate al ex jefe partidista?.

Ahora es muy fácil buscar culpables en medio de un torrente de paja loca que no llega a filosofía política ni por el carajo, pues es evidente que buscar fuera de AD las culpas de su alianza con la revolución es caerse a mentiras. No hay que utilizar palabrejas de escasa fortaleza política para desvestir el santo que hundió el galeón blanco, pues es evidente que los negocios que por 20 años desde la sede de la Florida hizo la dupla Henry-Bernabé no podía terminar bien. Saben los adecos y los enemigos de AD que fue desde el corazón de la tolda blanca que salió el, cañonazo que terminó dejando sin partido a quienes se daban golpes de pecho diciendo «adeco es adeco hasta que se muera».

Lo cierto del caso es que andar por las ramas cuando la verdad de AD es que fue impactada por una flecha envenenada en curare que lanzó El Piaroa para sacar del juego político a la AD de los nuevos tiempos. Se dice que jugar con candela es peligroso y eso venía haciendo Bernabé cuando recibió el poder de Henry Ramos para que representara con su MAALECAD a la tolda blanca en el seno del CNE y esa ventaja la usó El Piaroa para dar el tiro de gracia a la tolda romuliana.

Querer culpar a los ex adecos es parte de las locuras de quienes quedaron aturdidos con el cañonazo que le dió en la madre a la histórica tolda política que quedó desguarnecida y sin legalidad para participar o no en el proceso electoral del 6D. Esa tesis vuelve a dejar al desnudo a Henry Ramos que contrario a la histórica relación de AD con el pueblo venezolano le correspondió de nuevo llamar a la abstención en un nuevo tropezón contra la oscuridad de la tolda blanca.

Y lo que es peor intentar sacar con pinzas el compromiso que tiene el Gobernador Alfredo Díaz con Bernabé Gutiérrez es cantinflérico y torpe, pues todo el mundo sabe y conoce la historia de los días que pasó El Piaroa con su penacho de cacique dirigiendo desde Margarita la insurrección que cocinó dentro de AD. Empezar una búsqueda atarantada por las casas del partido desempolvando los carnets de los fundadores para hurgar en los huesos de los cementerios las razones del enterramiento del partido de la barquilla es necio y ruin.

Pretender esconder la división de AD es volver a perder el tiempo en cuentos de caminos y tratar de sacar al Gobernador Alfredo Díaz de la canasta de los huevos de los alacranes es dar vueltas en redondo para terminar reconociendo que fue el artífice de esta conjura que hizo cloquear los huesos de Rómulo Betancourt en su féretro. Lo que está en el tapete es la debacle de AD y eso no lo pueden ocultar los adecos con maquillajes de la falsa y la ignominia. Tristeza es lo que genera esa jugada que sacó del juego a AD de la ruta electoral y si bien es cierto que con eufemismos y maquillajes se intente seguir diciendo que sin AD no hay democracia es parte de la trama que insiste en mantener a la tolda blanca como la salvación de la democracia.

 Ahora sin siglas, sin símbolos y sin casas de partido intenta AD salirse del ruedo electoral y no es posible porque Bernabe Gutiérres, el padre del MAALECAD, uno de los adecos más perversos de este siglo, utilizó la confianza que le dio Henry Ramos para vender a precio de bazar la historia de AD. No es con pajilla loca como se le harán los despojos a la franquicia romuliana porque entró en una fase terminal con la misma flecha lanzada a su corazón por su principal sepulturero El Piaroa. Pero lo cumbre es que Bernabé le dio el palo a la piñata blanca y no he visto a ningún adeco del país lanzar un simple sustantivo contra su humanidad por la perversión de la entrega al gobierno de la tolda política con más historioa del país. Ni siquiera Henry Ramos sacó su arsenal de palabrejas para defender el honor de AD, pues los alacranes empezaron a caminar por los rostros de la AD destartalada y nada pasó.

Sentí pena de ver a los adecos entregar sus casas de partido sin lanzar ni un cohete para defender su historia, para salvar siquiera la barquilla, pues hasta el himno quedó en manos de los alacranes blancos que con sus aguijones envenenados y su ponzoña enterraron la historia de AD. Ahora que fácil es buscar culpables en los libros de historia de AD cuando fueron los mismos que mataron la democracia al entregar a Carlos Andrés Pérez a sus enemigos, los que ahora empuñan las espadas para dar otra muerte al partido de Rómulo.

Triunfó de nuevo el clientelismo político en AD con el turrrón como consigna en vez de la barquilla y no había estado la tolda blanca tan alejada de su historia como ahora, pues es evidente que los alacranes se llevaron en sus patas los sueños de grandeza del otrora Partido del Pueblo.

Le corresponde a AD resolver sus problemas internos y asumir su crisis, pero lo que no es correcto es que busquen chivos expiatorios por todas partes para justificar sus idioteces y su falta de madurez política. Y es que haber tenido por más de 20 años a un mercader como Bernabé como su Secretario de Organización es una de las peores torpezas de una oprganización que en el pasado tuvo tantos hombres y mujeres ilustrados al frente de una institución con tanta historia. Por eso los adecos de formación que vieron en sus filas a figuras como Rómulo Gallegos, Andrés Eloy Blanco, David Morales Bello, Humberto Dascoli y tanto baluarte que hiceron de AD una casa del conocimiento. Por eso es muy fácil jugar a la cantinflérica idea de mantener la simbiosis alacranes-AD tratando de zurcir los trajes que usa el Gobernador para saltar la cuerda entre los escalones de Bernabé y Henry.

Menos mal que Rómulo Betancourt, Rómulo Gallegos,Andrés Eloy Blanco, Pinto Salinas, Leoni, Carlos Andrés Pérez,   están muertos porque se desvanecerían de nuevo al ver la caricatura de su creación en manos de la dictadura. Es por eso que usar muchos verbos y sustantivos para presentar un nuevo sainete de AD es parte de las pésimas tácticas para intentar defender lo que no tiene defensa ante un pueblo venezolano que vio al Piaroa arrear el rebaño blanco hasta el corral de la revolución, pues como dijo Rómulo Betancourt «No somos espectadores del proceso político nacional y de los gravísimos problemas internos de AD; somos actores en la vida pública del país y obligados, por deber inevadible a que un partido cuya experiencia ha costado tanta lágrima, sudor y sangre de tantos, no naufrague y destruya la fe de centenares de millares de venezolanos».

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Otra mentira, por Manuel Avila

Otra mentira cae sobre los hombros de la Venezuela marginada que no encuentra la fórmula para soltarse del nudo mortal