Conoce las terribles consecuencias de secar tu rostro con una toalla

¿Sabías que tanto las esponjas de baño como las paños son el perfecto caldo de cultivo de bacterias? Cuando leas esta nota cambiara tu rutina de aseo.

Es muy común secar el rostro con la misma toalla que utilizamos para quitar la humedad del resto del cuerpo después del baño. Esta práctica, aparentemente inofensiva, puede poner en peligro la salud de la piel de tu rostro.

Las toallas están elaboradas con fibras porosas que absorben no sólo la humedad, sino las células muertas de la piel cuando entra en contacto con el cuerpo, además albergan restos de suciedad y toda clase de impurezas.

Esta peligrosa combinación de elementos hacen de las toallas el perfecto caldo de cultivo para la reproducción de bacterias, que al entrar en contacto con la piel del rostro contamina y obstruye los poros causando infecciones, hongos, espinillas y en ocasiones microfisuras.

¿Qué puedes hacer? Utiliza una toalla exclusivamente para secar tu rostro, asegúrate de lavarla en agua caliente para eliminar las bacterias y cámbiala por los menos tres veces a la semana.

Si deseas también puedes dejar secar tu rostro al natural después de cada lavada, esto sólo te tomará 5 minutos, o utilizar un ventilador para acelerar el proceso, en cualquier de los casos acostúmbrate a aplicar un poco de crema hidratante para conservar la elasticidad de la piel.

Compruebe también

Estudio revela que extirpar el apéndice reduce riesgo de sufrir Parkinson

La extirpación del apéndice en una etapa temprana de la vida reduce el riesgo de …