Los niños, la seguridad y las escuelas: el debate sobre la pandemia en un condado de California

Por Sharon Bernstein

SACRAMENTO, EEUU, 17 jul (Reuters) – En el condado de Sutter del bucólico Valle de Sacramento en California, los casos de coronavirus están aumentando, pero Mike Ziegenmeyer quiere que su hijo vuelva a la escuela.

A diferencia de los colegios de grandes ciudades que planean ofrecer solo clases online este otoño boreal mientras el COVID-19 avanza por el estado, varias escuelas de distrito en esta región agrícola -que vivió la fiebre del oro en el siglo XIX- están intentando cumplir con los deseos de muchos padres.

«Quiero a mis hijos en la escuela», dijo Ziegenmeyer, supervisor del condado y político conservador. «Creo que ellos necesitan la interacción social».

Ziegenmeyer, al menos por ahora, obtendrá lo que quiere. La pequeña escuela distrital de Brittan, donde sus tres hijos asisten, planea llevar a los estudiantes de regreso a las aulas.

Pero la oposición de algunos padres muestra cómo el condado de Sutter es un microcosmos de un debate que se desata en California y el resto de Estados Unidos sobre si es seguro reabrir las escuelas, en medio de una ola resurgente de casos de coronavirus.

Los casos comenzaron a aumentar bruscamente en Sutter, al igual que en otras partes de California, a principios de junio y han seguido incrementándose, pasando de unos 75 contagios a casi 700.

Al menos 17 personas de Sutter, con una población de 97.000 habitantes y pocas camas de hospitales, han sido internadas con COVID-19 desde mediados de este mes y 378 están enfermas en la actualidad, según muestran los datos de la comunidad.

Como muchas de las controversias relacionadas con la pandemia, el tema de la escuela se ha politizado cada vez más.

El presidente Donald Trump ha instado a un regreso a los horarios escolares regulares, mientras que muchos demócratas abogan por un enfoque más cauteloso, como continuar con las lecciones online que fueron introducidas cuando el primer golpe de la pandemia obligó a un cierre repentino de las escuelas en la primavera boreal.

Ziegenmeyer tiene reservas con lo que considera un enfoque inflexible del gobernador demócrata Gavin Newsom, quien a principios de esta semana frenó la reapertura de la economía en California al revertir las órdenes que habían permitido que muchas empresas volvieran a operar.

A Ziegenmeyer también le preocupa que los padres sufran daños económicos si no pueden trabajar porque los niños están en casa y no en la escuela.

En California, muchos centros urbanos importantes, incluidos Los Ángeles, San Diego y Sacramento, han anunciado que comenzarán el año académico con instrucción remota. Pero los planes varían de un condado a otro.

La junta del Distrito Escolar de Yuba City, sede del condado de Sutter y su municipio más grande con 67.000 residentes, votó la semana pasada para reabrir con instrucción tradicional, cinco días a la semana.

La medida, que estaba en contra de la recomendación del superintendente, sorprendió a los padres y maestros que esperaban un aprendizaje remoto o un modelo híbrido, según el cual los niños asisten a clases pequeñas durante parte de la semana, con un estricto distanciamiento social. El sindicato de maestros comenzó tensas negociaciones el jueves sobre el plan.

«Espero que cambien de opinión», dijo Dina Luetgens, presidenta de la Asociación de Docentes de Yuba, que prefiere un modelo híbrido en el que solo la mitad de los estudiantes asistirían a la escuela a la vez.

(Reporte de Sharon Bernstein. Editado en español por Marion Giraldo)

Compruebe también

EEUU pide regreso de sus seis exejecutivos de Citgo condenados en Venezuela

EEUU a través de Mike Pompeo, condenó la sentencia de un tribunal venezolano contra seis exejecutivos del refinador estadounidense Citgo