Palabras subidas de tono en la cama ¿Sí o no?

«Hablar Sucio” puede ser muy sexy para algunas personas y muy vulgar para otras. Si hacerlo te agrada, pero los juicios de valor te lo impiden, porque quizá piensas que sonarás inadecuada, exagerada u obscena, considera  que esto es una expresión más de la sexualidad y que si deseas hacerlo con tu pareja, liberarte de culpas será de ayuda para el disfrute.

 

El placer, no es solamente coito.  Luego, conversar con tu pareja es clave para saber si están en sintonía y ambos consideran esto como excitante y no como un elemento saboteador. Pregunta sin rodeos si le gustaría y si se sentiría comodx escuchando y diciendo palabras o frases “subidas de tono”. Es importante que el lenguaje que se use NO sea comprendido como insulto o agresión, porque lejos de encender la cama, lo convertirá en el inicio de una situación incómoda.

Si tu pareja se une a este lenguaje, oriéntale sobre los mensajes que te gustaría recibir: elogios de tu cuerpo, sobre tus movimientos, etc. Le ayudará aproximarse y a afinar vocabulario que potencie el deseo entre ustedes.

Considera que el usar lenguaje erótico, podría ayudar a espantar las distracciones de la cama, como esos pensamientos intrusos que sabotean el acto sexual:  “tengo una reunión mañana”, “mejor no hacer ruido para que no se despierten los niños” “voy a arruinar mi peinado”, etc. El lenguaje erótico, siempre y cuando sea consensuado, puede ayudar a enfocarse en el momento actual y además, ayudar a crear una atmósfera intensa, llena de complicidad.

Si no se tiene experiencia, quizá al principio sea raro, pero si se canaliza con comunicación asertiva, estas palabras pueden ser un trampolín al placer. Una herramienta para aumentar el vocabulario es leer relatos eróticos o incluso mirar películas seleccionadas que te estimulen. Te ayudará a soltarte, pero teniendo claro que no tienes que parecerte a nadie, que vaya con tu estilo.

Apóyate de la tecnología y descríbele a tu pareja, las estimulaciones que deseas dar o recibir vía whassapp, puede ser una forma de ir calentando la cama y de entrar en confianza. Otra idea, para iniciarse, es asumir roles diferentes, creando una fantasía donde son personajes conocidos (o no) y recrear como se hablarían el uno al otro, podría dar pistas sobre los gustos individuales.

El lenguaje erótico, podría comenzar con los juegos previos y si se sienten cómodxs, avanzar en la medida que se eleva el pico de placer. Siempre teniendo claro, que no tiene por que ocurrir todo en un mismo encuentro, no es necesario forzarlo.

Acompañar las palabras con susurros, gemidos, incluso palabras en otro idioma y complementarlas con acciones como morderse los labios, suspirar, cerrar los ojos, tocarse, etc, también podrían ayudar a que la experiencia sea más gratificante.

Y si te causa gracia, ¡pues ríete! (y si no te gusta lo que pasa, pues ¡no lo repitas!)

Compruebe también

Hoy es viernes y el cuerpo lo sabe: 10 posiciones sexuales que necesitas probar

En casa, con nuestro compi de juegos y una buena sesión de series y ventilador …