Lucha ejemplar, por Manuel Avila

La nota destacada de la semana en Nueva Esparta fue el positivo ante Covid-19 que anunció el Gobierno Nacional desde Caracas del Alcalde del Municipio Maneiro, Morel David Rodríguez Salcedo, que lejos de recular ante la jugada del destino asumió el reto y salió a la palestra pública a reconocer su contagio y someterse a la cuarentena de rigor y a los tratamientos para combatir el virus. Hay que tener coraje y garra para asumir  esa lucha y el Alcalde Morel David se puso la ropa de combate porque su gobierno municipal con todos sus funcionarios salieron hace tiempo a las calles de Maneiro a batallar con Covid-19 para evitar la propagación de la pandemia mundial.

Al comienzo de la información mucha gente vio el positivo del Alcalde como una noticia alarmante y era lógico suponer que el virus no respeta ni ideología, ni cargo público, ni color, ni raza, ni credo, ni religión. Pero la salida a las redes del Alcalde de Maneiro con su impulso vital, con la fuerza de la juventud y con el coraje para asumir el virus tranquilizó a la población maneirense  a estar tranquilos en ese proceso viral por el que atraviesa su máxima figura de gobierno.

Desde que arrancó el alerta de la pandemia mundial el Alcalde de Maneiro se montó en el tren de la cuarentena preventiva al ordenar la entrega de 15 mil tapabocas y medidas de desinfección para mantener el municipio a tono con los retos de la pandemia mundial. Eso se ha venido haciendo cada día con las direcciones de ambiente que activaron al intranquilo Juan Martínez Liscano en pescaderías, supermercados, espacios públicos, alertando a la gente y educando a las comunidades de como actuar frente al virus, al doctor Cheo Gómez dando sus cátedras y voceando mensajes que acompañados de tripticos llevan ideas de prevención, al equipo de mantenimiento de Marco Marcano junto a Fospuca con actividades de calle dirigidas a la limpieza de avenidas y calles del municipio, a Esmeralda Salcedo y Gloria Rodríguez monitoreando el trabajo de las mujeres emprendedoras que fabrican 15 mil tapabocas, a los concejales que salieron a las calles a entregar tapabocas y a dar mensajes de esperanzas, a defensa civil con sus operativos y a los trabajadores que retando los riegos de la pandemia han trabajado para preservar la salud de los maneirenses.

Sin dudas fue Maneiro el abanderado de las cruzadas por mantener a raya la pandemia del Covid-19 y miren que el destino de los hombres está escrito en alguna parte del cielo cuando cae en primer lugar un funcionario de la alcaldía,  un concejal y el alcalde que ya con el informe del Gobierno Nacional en las manos que lo calificó de portador del virus se alejó de sus espacios de trabajo y se confinó en un lugar para guardar la cuarentena requerida por las autoridades sanitarias del país. No le tembló el pulso al Alcalde, no se le aguó el guarapo y se montó en los rieles de la historia a sanar su heridas como hacen los grandes gladiadores para enfrentar el virus con las herramientas que plantea la ciencia para estos protocolos sanitarios.

Por eso las muestras de buena voluntad y buenos deseos de miles de almas de todo Nueva Esparta no se hicieron esperar al ver el cuadro viral de un gerente ejemplar que ha asumido los retos del destino con Dios como compañero en una lucha por sanar de sus males. Y es que eso demuestra que los funcionarios públicos son seres de carne y hueso que enferman como los demás mortales, pues a muchos equivocados de la vida se le salieron frases alejadas de la condición humana al sostener tesis alejadas de lo estrictamente humanitario. No se trata de cuestionar a nadie, ni de levantar pruebas de las torpezas humanas, sino de elevar plegarias al Señor por la sanación de todos los hombres del mundo, por la protección de la humanidad y por las bendiciones de la Virgen del Valle y el Cristo del Buen Viaje por la salud de todos. De eso es lo que debemos ocuparnos de la oración como elemento importante para la salvación de la humanidad ante una pandemia que azota con furia a nuestros hermanos de raza.

Por supuesto que muchas palabras de manera desproporcionadas han sido lanzadas al aire con la maestría de Maquiavelo para disfrutar de los manjares de la maldad que por momentos hace al hombre abominable en sus procederes y malévolo en sus actuaciones fuera de foco. Es el momento de la fe, de la oración, del equilibrio emocional, de las vibraciones cósmicas y de la petición ante el Señor para que se calme la furia de esta pandemia que congeló al mundo en una cuarentena sin predecedentes en la historia mundial.

Esta crisis de la salud obliga a los seres del planeta a hacer un alto en el camino y a orar debajo de los árboles por una sociedad más equilibrada, donde el poder, la economía queden por debajo de la condición humana del ser. Se trata de buscar soportes en los libros de metafísica, en los textos de los monjes tibetanos, en la magia de nuestros dioses en la India, en Israel y en todos los espacios de la santidad espiritual para que en esta cruzada Dios nos vea juntos como hermanos luchando por la salvación del mundo.

Ese ejemplo de Morel David Rodríguez Salcedo de asumir los retos del destino los recoge la historia de nuestros pueblos que conmocionados por el anuncio de uno de los alcaldes más jóvenes de la historia venezolana y que guerrea en su campo de invierno aferrado a la salud que le proporciona esa juventud que lo hace indomable ante el destino que Dios le tenía asignado en su tránsito por la vida es una prueba irrefutable de su casta insular. Con esas ventajas de la fuerza, el ímpetu juvenil y su mente enfocada en el futuro de los grandes hombres, el Alcalde de Maneiro afronta el reto y con su fuerza espiritual con Dios como guía asoma ante el mundo su impulso de predestinado para dar un ejemplo a su pueblo.

En estos momentos que no son para cálculos políticos, sino para servirle a la humanidad le corresponde al Alcalde Morel David servir de ejemplo al mundo de cómo con energía, ganas de vivir y de triunfar se enfrentan los retos del destino para dar fuerzas a la comunidad mundial contra los embates del Covid-19.

Esa es nuestra realidad que el objetivo único es derrotar el Covid-19 y Dios nos pone al frente a una autoridad contagiada para que vaya como lazarillo en esa cruzada de vencer en territorio de la peste con la fe y la esperanza como guías en esta lucha por mantener el respeto por la vida de los hombres. Ese es el norte y Mister Coraje ha probado que los sueños de los hombres marcan la ruta de la grandeza de la condición humana, pues si algo debes sacar como insumos de estos mensajes de Dios es que hacía falta un momento de reflexión, de detén para mostrar al mundo otra visión del ser humano con sus afectos y virtudes antes que las visiones guerreristas y de combate por el control del poder y la economía, pues como dijo Osho: «La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como caminar por una cuerda floja».

ManuelAvila

Compruebe también

La Venezuela posible (I), por José Angel Borrego

La Venezuela posible si es posible porque tenemos plantel suficiente, venezolano, dentro y fuera del país, con capacidad para encarar el reto