Improvisar no es lo mismo que saber cómo se gobierna, por Morel Rodríguez Ávila

No hay duda que nuestro pueblo vive la crisis más grave de toda la historia de la nación venezolana. Una situación cruda en todo sentido, reflejada en una escasez de alimentos, que cada día crece, dañando en especial a niñas, niños, ancianos y enfermos por falta de medicamentos. Y lo peor, no se ve por ninguna parte soluciones reales. Los gobiernos municipales, regionales y el nacional no se muestran para nada diligentes en buscar cómo remediar, por lo menos, la gravedad de lo que acontece. Los medicamentos escasean, la atención en hospitales, ambulatorios y medicaturas cada vez es más restringida. Y la falta de sensibilidad cada día se profundiza lamentablemente. Consecuencia de la falta de una política que busque el modo más eficaz de enfrentar la situación que daña principalmente a los pobres, a los más necesitados.

Por eso resulta importante que nuestra población abra los ojos para que, llegado el momento en que la inviten a votar, sepa exactamente por quién hacerlo porque, de acuerdo al panorama actual, no olvidemos quiénes pueden plantear, con la debida crudeza, la verdad de lo que pasa y a quiénes, pidiendo apoyo, hablan bonito y ofrecen villas y castillos, sin saber siquiera cómo colocar un ladrillo. Gobernar en estos tiempos tan difíciles requiere de muchas condiciones. Entre las principales saber qué hacer y sobre todo cómo hacerlo.

@MorelRodriguezA

Compruebe también

Otra mentira, por Manuel Avila

Otra mentira cae sobre los hombros de la Venezuela marginada que no encuentra la fórmula para soltarse del nudo mortal