La ciudad italiana de Teora quiere atraer nuevos residentes pagando su renta

Después de que numerosas comunidades italianas han tratado de revivir sus poblaciones en descenso vendiendo casas en ruinas por poco más de un dólar, hay una ciudad que ha ideado una nueva estrategia.

Teora, un lindo destino ubicado en la región sureña de Campania, espera atraer a posibles nuevos residentes ofreciendo pagar su renta si se mudan allí.

A medida que las ofertas de viviendas por 1 euro han resultado un gran éxito en toda Italia –con ciudades que van desde Sicilia en el sur hasta los Alpes del Norte y que han logrado atraer a nuevos residentes comprometidos en la inversión de renovaciones extensas– se teme que quienes las hayan comprado solo estén adquiriendo casas de descanso baratas en lugar de establecerse en dichos lugares.

Teora cree que su plan funcionará mejor.

La ciudad dice que pagará a los recién llegados 150 euros mensuales (alrededor de 162 dólares) por el costo de alquilar una casa vacía allí en el transcurso de dos años, o les ofrecerá 5.000 euros para comprar una.

La expectativa de repoblar

Las expectativas de nuevos residentes: “Dos bebés nacen [en Teora] cada año versus 20 ancianos que mueren”, dijo Stefano Farina, alcalde de Teora. “Tenemos apenas 1.500 residentes”.

“No creo que funcione vender casas vacías por un euro, eso no incentiva a las personas a quedarse en la ciudad”, dijo Stefano Farina, alcalde de Teora.

“Solo vienen unos meses al año para descansar en las fiestas. Esa no es la solución. Pero tomar la residencia e inscribir a los niños en la escuela local, eso sí da nueva vida”, añadió.

Según Farina, la población de la ciudad disminuyó drásticamente después de un terremoto en 1980, el cual causó graves daños en Teora, así como en la población cercana de Lioni, y nunca se recuperó por completo.

“Dos bebés nacen [en Teora] cada año versus 20 ancianos que mueren”, explicó. “Tenemos apenas 1.500 residentes. Después del terrible terremoto, muchos jóvenes huyeron”, completó.

“Quiero revertir esta tendencia negativa. Los niños son nuestro futuro, las nuevas familias serán los cimientos de nuestra comunidad cada vez más pequeña, por lo que motivamos a las personas con más niños a que presenten su solicitud”, señaló.

Teora además puede tener ventaja sobre otras ciudades italianas cuando se trata del costo de la mudanza.

Actualmente, un alquiler aquí puede costar tan poco como 200 euros por mes, mientras que las casas de 100 metros cuadrados están a la venta por solo 30.000 euros.

Esto significa que aquellos que opten por rentar una de las propiedades podrían terminar pagando solo 50 euros al mes.

Mientras tanto, el costo final de una casa se reduciría a alrededor de 25.000 euros incluyendo la donación de la ciudad de 5.000 euros, una cifra menor a la cantidad que los compradores de casas de 1 euro han invertido en remodelar sus propiedades en ruinas.

Todas las casas disponibles están en buenas condiciones, ya que fueron reconstruidas desde cero luego del terremoto, algunas incluso vienen con muebles.

La ciudad también ofrece exonerar de los aranceles de comidas escolares y los impuestos locales para los servicios.

“Hasta el momento dos familias italianas se han establecido y otra más de Brasil con raíces italianas”, agregó Farina. “Incluso trajeron a los abuelos”, añadió.

Él espera que muchos otros sigan su ejemplo. Pero, ¿qué puede ofrecer Teora que otras ciudades italianas no tengan?

Situada en el rincón más profundo de la zona salvaje de Irpinia de Campania, la idílica ciudad se encuentra a los pies del monte Cresta del Gallo.

El paisaje verde y montañoso de Teora fue habitado por los samnitas, una antigua tribu itálica que se opuso al gobierno de la antigua Roma.

Su nombre proviene de la palabra latina “tugurium”, que significa “una choza de piedra y paja”.

El afluente Fiumicello del río Ofanto es uno de sus paisajes destacados, y el área también tiene varias rutas de trekking que se desenrollan a lo largo de viejos senderos de pastores.

Casas vacías

Ubicación idílica: localizada en la esquina de la zona salvaje de Irpinia de Campania, Teora se encuentra cerca del mar, con Paestum a solo una hora en coche, junto con el Parque Nacional de Cilento y la costa de Amalfi. 

“La belleza de nuestra tierra no tiene nada que envidiarle a Umbría ni a la Toscana”, aseguró Farina.

“Es la parte más fascinante e intacta de Irpinia, conocida como ‘el pulmón verde’ por su exuberante vegetación y oxígeno puro”, añadió.

Y continuó: “Los pájaros cantores te despiertan por la mañana mientras que por la noche los zorros se escabullen debajo de los bancos donde se sientan los ancianos”.

Árboles y buganvillas bordean los empinados escalones de piedra aquí, junto con frondosos jardines, donde los lugareños mayores se reúnen mientras los niños juegan después de la escuela.

Sus calles serpenteantes conectan varias viviendas, muchas de las cuales están decoradas en tonos de rojo, morado, amarillo y rosa, con balcones y terrazas con vistas al campo circundante.

La plaza belvedere, que aún conserva una pared de castillo medieval, ofrece impresionantes vistas de la zona.

Pese al daño causado por el terremoto, un anfiteatro, fuentes, un molino de agua y una antigua iglesia con un altar al aire libre todavía permanecen en pie, junto con columnas y arcos decorados.

Solo unas pocas casas originales fueron recuperadas después del desastre, mientras que las viviendas de ayuda temporales que se construyeron terminaron transformadas en atractivas cabañas de verano.

Muchas casas siguen desocupadas hoy. De hecho, hay casi 100 edificios vacíos en busca de nuevos residentes.

“Ese es el problema. Tenemos muchas casa nuevas, pero vacías, que son una carga para los propietarios que ahora viven en el extranjero”, señaló Farina.

Comunidad resiliente

Detalles del acuerdo: los compradores deberán residir durante al menos tres años en Teora y ya deben tener al menos un hijo cuando presenten su solicitud.

Una cosa es segura: a aquellos que decidan comprar o alquilar estas casas olvidadas no les faltará entretenimiento.

Las fiestas no solo son uno de los pasatiempos favoritos aquí, sino que la ciudad también cuenta con una larga tradición romántica de serenatas en la que las mujeres residentes reciben una hermosa serenata al menos una vez en su vida.

También hay un festival anual de verano sobre canciones de amor, en el que las parejas recrean la escena del balcón de “Romeo y Julieta” de Shakespeare.

“La serenata es más que una canción, es nuestra forma de ser. Somos personas animadas que disfrutan jugando y bromeando”, destacó Farina, antes de describir cómo los lugareños regularmente cuentan historias de espíritus que se sientan en los estómagos de las personas por la noche y hacen que los deseos se hagan realidad.

El carnaval local, que tiene sus raíces en los rituales paganos de Dionisio, también es un gran evento.

Durante el desfile de Li Squacqualacchiun (que se traduce como “desaliñado”) los participantes encapuchados corren alrededor de las hogueras, antes de tocar las puertas de las personas con palos cubiertos de agujas de pino y luego realizan trucos.

La leyenda dice que los granjeros enojados se escondían detrás de las máscaras y pedían a sus jefes comida y/o un trozo de queso provolone.

De ser rechazados, entonces atacarían a su amo o golpearían su puerta.

La ciudad también celebra un evento lúdico que narra el día en que Teora se convirtió en la capital de Italia por solo 24 horas en 1936, cuando el dictador Benito Mussolini la eligió como un puesto de vigilancia estratégica.

Aquí un actor interpreta el papel de un anciano que fue bendecido con la longevidad y una pensión después de ser atropellado por el automóvil de Mussolini.

Teora se encuentra cerca del mar, con la ciudad Paestum, conocida por sus hermosas playas y asombrosas maravillas arqueológicas, situada a solo una hora en coche.

El parque nacional de Cilento, la costa de Amalfi y las regiones vecinas de Puglia y Basilicata también están cerca.

En cuanto a la cocina, la especialidad de la ciudad es la tomacella, una hamburguesa primitiva hecha de entrañas de cerdo con queso rallado y rábano picante rellenas y completadas con pan. La feria anual de Teora atrae a los amantes de la carne de cerdo de todo el sur de Italia gracias al encanto de la tomacella.

También está el cavatielli, una pasta corta y retorcida hecha a mano, así como fusilli hecho con un pequeño crochet de hierro, ambos se sirven con salsa de tomate fresco.

Mientras tanto, el popular plato Lu bucatini con u fischi se prepara con trozos de carne de cerdo frita y un espagueti hueco que hace un silbido al sorber.

Aquellos que realmente quieran lanzarse a las tradiciones culinarias locales podrían estar interesados ​​en participar en el ritual de comer en el pueblo de pizza de papa de San Martín, cuando una moneda se pone dentro de la masa de pizza.

La persona afortunada que la encuentra en su porción puede gobernar la mesa durante todo un día, ordenando lo que quiera.

Si bien la población de Teora puede haber disminuido significativamente en los últimos 30 años, los lugareños que aún quedan tienen un estilo de vida simple, mostrando una notable capacidad de recuperación a pesar de soportar muchas dificultades.

De hecho, el símbolo de la ciudad, un toro, era un símbolo “totémico” samnita de fuerza, lealtad y sacrificio.

“El terremoto ha dejado una profunda cicatriz, pero hemos aprendido a levantarnos de las cenizas con orgullo”, agregó Farina. “Es por eso que debemos ser creativos y encontrar nuevas formas para hacer que las personas se unan a nuestra comunidad”, añadió.

Para obtener más información sobre las propiedades disponibles, puedes comunicarte con la oficina del ayuntamiento de Teora en staff@comune.teora.av.it

Compruebe también

Los escenarios de ‘Star Wars’ en Túnez

La saga de Star Wars ya es historia del cine, uno de los grandes hitos del séptimo …