¡Del amor a la locura! Conoce qué significa la limerencia

¿Alguna vez te has cruzado con la palabra limerencia? Si eres de esos que aún no ha coincidido con este curioso término, aquí te explicamos de qué se trata y te proporcionamos información valiosa para que evites traspasar esa delgada línea entre el amor y la locura.

En ocasiones solemos pensar que el amor es lo mejor que nos puede pasar, y en la mayoría de los casos tal vez sea así, pero cuando se convierte en obsesión, en compulsión, incluso al punto de la irracionalidad de perder o dejar a un lado la cordura, ya se convierte en un trastorno psicológico del que deberíamos cuidarnos. ¿Quieres saber de qué se trata? Sigue leyendo y descúbrelo.

La palabra “limerencia” tiene su origen en la década de los 60, cuando la psicóloga estadounidense Dorothy Tennov, realizó una investigación acerca del amor y las relaciones, con la participación de 500 personas, cuyos resultados fueron publicados en un libro -donde se acuñó por primera vez el término- titulado “Love and Limerence: The Experience of Love” (“El amor y la limerencia: La experiencia de estar enamorado”).

La limerencia podría definirse como un estado involuntario, generado por una leve o fuerte sensación amorosa, donde la persona que la padece tiene una necesidad intensa e imperante de reciprocidad.

Esto quiere decir, que cuando un individuo se encuentra en una etapa de limerencia, difícilmente podrá pensar en otra cosa que no sea el ser amado, y aunque suene exagerado, hasta podría llegar a perder la cabeza por amor.

Identifica sus causas

La psicología ha estudiado las posibles causas para que la limerencia se presente, y uno de los detonantes es sin duda alguna el amor, que no solo tiene que ver con estar enamorado de alguien… también se da por amistad.

El otro detonador es la obsesión, la cual puede desencadenarse de la experiencia positiva que se tiene al estar al lado de la persona que se ama, o incluso, cuando por algún motivo se produce un distanciamiento de ella.

Como consecuencia de esta patología, que cualquier persona podría llegar a sentir en cualquier momento, pueden derivarse algunos efectos físicos como temblores en diferentes partes del cuerpo, dolor de cabeza, debilidad, así como sensación de ansiedad y timidez.

Ahora bien, aunque la limerencia puede acabarse en un abrir y cerrar de ojos, también puede durar meses o tal vez años en desaparecer, por lo que es recomendable tomar las relaciones con calma y no empezar a ver fantasmas donde no los hay -o peor aún- empezar a señalar culpables donde solo hay inocentes…

¿La limerencia ya ha tocado a tu puerta?

Si no te ha pasado, etiqueta esas personas cuyo amor los ha llevado a la locura y comparte con nosotros esas experiencias de vida.

Compruebe también

Empresa ofrece $2.500 por ver 25 películas de Navidad

Muchos habrán soñado con recibir dinero por ver películas. Ahora ese sueño puede hacerse realidad: Reviews.org, una empresa …