La crisis en el sector salud comenzó cuando llegaron los cubanos dijo Armando Sánchez

Desde hace 18 años comenzó a ser abandonada la salud pública en Venezuela, afirmó el doctor Armando Sánchez Contreras, especialista en esa materia y profesor de medicina de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.

El conocido profesional, al ser entrevistado por Elimpulso.com, dijo que hay causas muy relevantes para comprender la situación por la cual están atravesando las instalaciones médicas y los profesionales, ya que el descuido resalta todos los días y, por supuesto, el sufrimiento es mayor en la población.

La crisis de la salud en el país se ha agravado y continuará agravándose porque siguen saliendo hacia el exterior profesionales de alto nivel humano y científico, como médicos, enfermeras, bioanalistas y nutricionistas, ya que no existen condiciones para seguir ejerciendo con normalidad sus funciones.

Reconoció que desde hace cierto tiempo para acá ha habido una producción de Médicos Integrales Comunitarios (MID).

Pero hay que tener la evidencia de que la conciencia social sin ciencia es un engaño para el pueblo, inclusive para los médicos formados dentro de esa técnica no propia humana, ni científica. 

¿En cuántos años se forman estos nuevos médicos?

Tengo entendido que cuatro años los cursan en lo que hoy son denominados, al igual que en Cuba, consultorios populares, pero que el término nuestro es medicatura rural y dispensario de medicina rural simplificada, como fue establecido por la Federación Médica Venezolana y el Ministerio de Salud.

En este sentido hay que recordar que José Ignacio Bardot fue el fundador de los dispensarios de medicina rural simplificada en 1961, mediante aprobación del ministro encargado Lisandro Latuff, en los poblados con  500 o más personas.

Volviendo al caso de los MID, expuso que éstos pasan cuatro años en los denominados dispensarios populares, donde hay un médico general cubano, sin credenciales para ser docente universitario, pero que estuvieron en el Congo, Angola o cualquier parte de  África o de su país y esa es la experiencia que tienen para enseñar. Y después los mandan a los hospitales para hacer dos años más sin haber obtenido  conocimientos de laboratorios, áreas de cuerpos anatómicos, cerebro, huesos,  ni  farmacología. Yo,  hace años,  propuse la conveniencia de fortalecer, en el Hospital Central, a esos jóvenes; pero, lamentablemente, no hubo la buena atención por parte del Ministerio de Salud para que, conjuntamente con la Escuela de Medicina, se realizará un trabajo, que permitiera el mejoramiento humano y científico de ellos.

Cabe mencionar que se hicieron reuniones con los médicos comunitarios y del Seguro Social, sin embargo no fue posible lograr nada.

¿Cómo son acreditados estos MID?

La Universidad Francisco Miranda y la Universidad Rómulo Gallegos se han encargado  de darles las credenciales de médicos integrales comunitarios y, lógicamente, eso es exclusividad del poder político e ideológico que tiene el Estado para tomar esa decisión. Los médicos formados en nuestras universidades son cirujanos. Y muchísimos de los que han estado al servicio del sector público, han abandonado el Ministerio de Salud por el maltrato que se les ha dado, y publicado en medios de comunicación, llamándolos mercantilistas, gente sin sentido humano. Es de señalar que de los 600 fallecidos por COVID-19 en el sector salud que se han registrado en Venezuela, porque no se les ha proporcionado la protección social,  y no son héroes como se les ha dicho sino mártires. No ha habido ningún MID.

Ningún gobernante de este país se receta con un MID, comentó. O va a una clínica privada o viaja al extranjero.

Cubanos

Con respecto a los supuestos galenos que el gobierno  recibió tras un convenio con la dictadura de los Castro, el doctor Sánchez Contreras duda que en el 2003 hayan sido enviados 20 mil médicos de Cuba cuando esa isla tiene una población de 12 millones de habitantes, porque se habría quedado ese país sin profesionales de la medicina. Suponemos que nos llegaron auxiliares de medicina y unos pocos médicos. Sin embargo,  esa fue la campaña de barrio adentro, y el gobierno abandonó todo el insumo médico y biológico que era proporcionado mensualmente  a hospitales y otros centros asistenciales en los estados.

Al haber sido creados los CDI se dejó desprovistos a medicaturas y dispensarios, inclusive los hospitales tipo 1 en las capitales de los municipios.

Hoy  los hospitales universitarios, como el de Universitario  de Caracas, el Antonio María Pineda de Barquisimeto y los demás del país, carecen de los insumos para muchas de las intervenciones quirúrgicas y de las órdenes médicas que requieren las cuatro departamentos fundamentales de pediatría, gineco-obstetricia, cirugía y medicina interna, además de los diferentes servicios de cada departamento.

Al Antonio María Pineda,  por su alto nivel universitario,  no sólo acuden pacientes de Lara sino también de Trujillo, Portuguesa, Yaracuy,  Barinas y Apure.

Indudablemente, los salarios de hambre que devenga el equipo de salud, ha hecho que se hayan retirado médicos especializados y de medicina general,  así como personal de enfermería, bioanálisis y nutricionistas, para citar los principales servidores del sector sanitario. Algunos se han ido a clínicas privadas y otros al exterior.

Notiespartano/ElImpulso

Compruebe también

INAC mantendrá restricciones aéreas desde y hacia Venezuela

El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac), informó este martes en horas de la noche …