¿Cuál es el plan de la MUD y Alfredo Díaz? por José Gregorio Rodríguez

Cuando el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla, anunció el 29 de junio de este año, que el Poder Electoral había autorizado la participación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), con su tarjeta y simbología (manito y todo), para las megaelecciones regionales y municipales, de gobernadores, alcaldes, legisladores y concejales, del 21 de noviembre próximo, se generaron muchas reacciones, las de quienes se mantienen en la agenda del “todo o nada” y las de que producto de las circunstancias han entrado a la ruta electoral, con “voluntad de aplique por delante”.

Además de la tarjeta de la MUD se “legalizaron” otras siete organizaciones: Fuerza Vecinal (pasó de regional en Miranda a nacional); Convergencia; Activistas Democráticos Electorales y Alternativos (Adelante); Movimiento Centrados; Movimiento Progresista de Venezuela; Suma País, Unión y Cambio.

Es bueno anotar, que la decisión del CNE de reactivar la MUD como organización política con plenos derechos a participar en las elecciones del próximo 21 de noviembre, facilitó enormemente el inicio del nuevo proceso de diálogo en México, a partir del pasado 13 de agosto.

Lo que no todo el mundo conoce es que, de esas organizaciones autorizadas por el CNE, Activistas Democráticos Electorales y Alternativos (Adelante), era la que Henry Ramos Allup y sus seguidores en Acción Democrática, habían escogido para dirimir la disputa con quien se quedó con el original del otrora “partido del pueblo”, Bernabé Gutiérrez.

La estrategia estaba diseñada en una situación similar que en el año 1963 había experimentado ese partido, el cual escindido en “dos grandes mitades”, se confronta electoralmente en las elecciones generales de ese año, utilizando tarjetas con colores diferentes. La facción de la organización que encabezó el luego presidente Raúl Leoni, que utilizó una tarjeta negra y los disidentes, liderados por el otro Raúl, Ramos Jiménez, quienes participaron con el color plateado.

En esa ocasión, Raúl Leoni, salió electo presidente de la república enarbolando la consigna “por la blanca vota negro”.

Con la misma “receta” los seguidores de Ramos Allup trabajarían por la tarjeta negra, aun cuando otros propusieron el plateado como color, y la gente de Bernabé Gutiérrez, por la blanca.

Vale decir que los adversarios de Bernabé Gutiérrez, se gastaron una buena plata para idear el asunto.”. El nombre de la organización es Adelante, como comienza la primera estrofa del himno de ese partido. Ese era el jingle. El negro, el color, por el dolor, el luto que experimentan por haber sido “traicionados” en su buena fe. Una “coctel emotivo” iba a ser distribuido en la campaña electoral para sensibilizar el voto adeco hacia los desplazados de la dirección política.

No hubo necesidad de nada de eso, al G4 Plus se las pusieron aparentemente fácil y se abalanzaron sobre la grasa del palo encebado creyendo que era mantequilla.

Los partidos del G4 recordaron que la MUD es una alianza suprapartidista y se abrogaron su representación. A partir de allí, comenzó otra historia. AD (Ramos), Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo, se aliaron contra Voluntad Popular, decidieron repartirse las candidaturas de gobernadores, alcaldes, legisladores regionales y concejales municipales, a lo largo y ancho del país, dejando una participación casi que “simbólica” para los aliados incondicionales de Capriles y con muy poco para los muchachos de Voluntad Popular, que nunca han estado convencidos de la vía electoral, y parecen guiados por Leopoldo López y Juan Guaidó, a un “simiricuiri” que los colocaría nuevamente en el disparadero de la violencia, la injerencia internacional y el gobierno paralelo, para intentar nuevamente el Fast Track, y por supuesto, seguir disponiendo de los dineros de la república en el exterior.

Se engolosinaron nuevamente y creyendo que la gente olvidó el pasado reciente apuestan al “milagro de la resurrección” de la tarjeta de la MUD. Ni como referencia colocaron en el balance los resultados con esa tarjeta en las elecciones de gobernadores del 2017, “cuando todas, toditos, todos” se cobijaron con la misma tarjeta y vean lo que sucedió.

En la operación, también dejaron en el camino a Henrique Capriles Radonski, principal facilitador del acuerdo del CNE. A quien ni las gracias dieron por su “maniobra”, dando un giro de casi 180 grados para “adueñarse” de la MUD y de nuevo se encaminó “pa’ lo hondo”, el juego de la oposición venezolana.

Esta historia es mucho más larga, pero la voy a resumir a como se ha vivido en Nueva Esparta, especialmente por la ambición, la falta de plan político y de propósito de enmienda que exhibe el espacio de ese sector que en estas islas dirige el actual gobernador y candidato a la reelección, Alfredo Díaz, quien finalmente fue recogido en la MUD.

A estas alturas del juego, por estos lados todo el mundo conoce en qué anda cada quien en la oposición desde hace tiempo. Existían dos certezas antes de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del 2020.

Una, que el ex gobernador Morel Rodríguez Ávila, estudiaba seriamente la posibilidad de una nueva aspiración a la gobernación.

La otra, que Alfredo Díaz, sin gestión, sin obra que exhibir, con la excusa de la falta de competencias que según, le habrían sido confiscadas por el Ejecutivo Nacional, pero tampoco con ninguna victoria política que mostrar tras cuatro años al frente de la oposición Neoespartana, la tenía muy difícil para aspirar a una nueva oportunidad.

Y como la política tiene sus propios tiempos, cuando llegó enero de 2021, con la perspectiva de por lo menos las elecciones regionales en el camino, Morel Rodríguez Ávila, anunció su aspiración a la gobernación.

Después de tantas indefiniciones, de tanto esperar, marchas y contramarchas, “que sí pero que no”, que la vía es electoral pero Guaidó es el presidente, que los militares deben desobedecer al tirano y colocarse al lado del pueblo, que si mi jefe es Ramos Allup, porque me designó portero de AD cuando me entregó las llaves del partido, que si Bernabé Gutiérrez es mi amigo y hermano, Alfredo Díaz, iba quedando fuera de juego.

Hasta que por esas cosas de la vida en un programa de TV en marzo de este año, el personaje quedó al “desnudo” al responder una entrevista.

Periodista: ¿Tú aspiras ser el candidato de AD? ¿Las estructuras de AD que están con Ramos y las que están con Bernabé te respaldan?

Alfredo Díaz: Todos los adecos de Nueva Esparta están conmigo. Unos están de un lado, otros del «otro lado» de acuerdo con su conveniencia, pero al final nos reunificaremos. Yo tengo diferencias de cómo se dirige al partido en Nueva Esparta. Eso lo sabe Henry Ramos, lo sabe Carlos Prosperi y también Edgar Zambrano. Lo que sí sé es que a pesar de todo no nos van a sacar del camino electoral ni de la unidad.

Periodista: El público por las redes sociales pregunta ¿Por qué no mandó a votar el pasado 6 de diciembre y ahora sí hay que votar?

Alfredo Díaz: Públicamente nunca dije no votar.

Periodista: Otra pregunta, en este caso una afirmación  del público. «Usted se ha dejado gobernar por el protector sin protestar». 

Alfredo Díaz: Tú sabes muy bien que apenas gané la gobernación me quitaron la policía, la basura (Sanear), el aeropuerto, los puertos, la salud, en fin, no nos dejaron gobernar.

Periodista: Otra pregunta del público ¿Si según usted no lo dejaron gobernar, entonces para que quiere repetir?

Alfredo Díaz: Ese es un espacio que debemos mantener, que nos permite a nosotros liderizar (…) yo estoy convencido que de Nueva Esparta va a salir el cambio para toda Venezuela.

En estos días escribí y sinceramente espero estar equivocado, que la MUD, parece estar trabajando expresamente para la catástrofe electoral de la oposición, sosteniendo candidaturas electoralmente inviables para facilitar la derrota de sus ex compañeros de ruta. ¿Será que cantarán fraude nuevamente para iniciar otra campaña internacional contra Venezuela?

Cada día escucho más gente convencida que el único propósito de la candidatura de Alfredo Díaz a la gobernación, es obstaculizar el triunfo de Morel Rodríguez. Lo dice gente hasta hace escasos días resteada y aportando “fuerte” para esa campaña. Se preguntan: ¿cuál es el plan de la MUD y Alfredo Díaz? Creo que tienen la respuesta y les da vergüenza admitirlo.

De todo corazón queremos manifestar como venezolanos, “que sentimos la patria hasta en las vísceras”, apostamos que en esta disputa por el liderazgo opositor en la que una dirección política insensata e irresponsable ha convertido su participación en estos comicios, se impongan los sectores afectos a la ruta electoral, constitucional y electoral.

Estamos convencidos que hacia allá apunta la voluntad ciudadana, ojalá voten y definitivamente destierren de la vida de Venezuela, la ruta del odio, la muerte y la violencia.

Que de este proceso emerja una nueva manera de hacer política desde una oposición crítica pero nacionalista, que defienda a Venezuela y sus ciudadanos, una dirección que la promueva, que contribuya paz definitiva a la república, así como la tranquilidad y prosperidad económica a sus ciudadanos.

JoséGregorioRodríguez/Jotaerre577@gmail.com

Compruebe también

Ni aprenden ni olvidan por José Gregorio Rodríguez

Ni aprenden ni olvidan la oposición venezolana es igual alos borbones Referendum Revocatorio o presidenciales 2024