Vin Diesel habló de su personaje en ‘Rápidos y furiosos 9’

Vin Diesel actor, productor y guionista, acaba de estrenar la novena parte de Rápidos y furiosos 9 –que llega a las salas también como F9–, una de las sagas de acción más exitosas y rentables del celuloide.

Diesel vuelve a ponerse en la piel de Dominic Toretto, que esta vez aclarará muchos grises de su pasado, especialmente en la relación con su padre, que falleció en un accidente durante una competencia de autos. Una nueva amenaza alterará la vida tranquila que Dom ha conseguido con Letty (Michelle Rodríguez) y su hijo Brian en una alejada casa de campo. La familia deberá reunirse con sus amigos para impedir un complot liderado por un asesino llamado Jakob (John Cena), que resulta ser el hermano desaparecido de Dom. La misión tendrá como siempre muchas peleas, explosiones, persecuciones y escenas imposibles, al punto de llevar la trama, literalmente, fuera de este mundo cuando viajen al espacio exterior para bloquear un satélite.

Dirigida por Justin Lin –que ha estado detrás de cuatro de las nueve partes de la franquicia–, figuran también en el reparto Tyrese Gibson, Chris ‘Ludacris’ Bridges, Nathalie Emmanuel, Helen Mirren, Kurt Russell, Charlize Theron y Jordana Brewster.

“Estoy muy agradecida porque varios momentos de la vida han estado marcados por las películas. Ha significado mucho para mí y estoy feliz por los dos capítulos que faltan por venir”, comentó en el mismo encuentro con este diario Brewster, modelo y actriz de origen panameño y brasileño que ha interpretado a Mía Toretto, la hermana de Dom, durante los 20 años que se ha prolongado la saga cinematográfica.

Hace una semana, el Festival de Cannes –que este año volverá a la presencialidad– anunció que Rápidos y furiosos 9 se verá en su 74.ª edición antes de su llegada a los cines franceses el próximo 14 de julio. En el mercado asiático, donde debutó en mayo pasado, F9 batió un récord de taquilla al alcanzar los 162,4 millones de dólares en su fin de semana de lanzamiento y superar lo obtenido en el mismo lapso por Avengers: Endgame en abril de 2019.

Esto nos contaron Diesel (California, 1967) y Brewster (Ciudad de Panamá, 1980) acerca de esta nueva y esperada entrega.

—Vin, esta película se remonta a los orígenes de la saga, y aquí entendemos muchas razones del proceder de Dom Toretto. ¿Fue distinto el acercamiento a su personaje esta vez?

—Creo que cada vez que nos embarcamos en un nuevo episodio hablamos de un acercamiento específico y diferente. Algunas veces por el tema: el Dom Toretto de la novena parte será diferente al de los episodios 5, 6 o 7. Ahora, él es papá y eso nos pone en un lugar distinto en el que estábamos. Es exactamente lo que sucede en la vida real, lo que nos preguntamos cuando nos convertimos en padres. Y esos eventos son los que nos hacen sentirnos orgullosos de esta franquicia, del equipo, y de Universal; es lo que importa la vida real, una mezcla de elementos de todo este espectáculo. Es interesante esa dinámica que tiene Rápidos y furiosos porque puedes poner a volar un carro de un edificio a otro, puedes hacer casi cualquier cosa espectacular que se te antoje… y el mundo, la audiencia siente algo familiar. Y qué más familiar que la crianza. Es lindo esto: la gente que fue hace 20 años a ver la primera película de Rápidos y furiosos ahora lleva a sus niños a ver F9, y el personaje principal de la historia está involucrado en un tema sobre su padre que ha sido confuso durante las últimas dos décadas. Hay algo especial ahí, algo mágico.

—Creo que a Dom ser padre le ayuda a entender mejor a su papá, sus decisiones, lo que hizo…

—Ese es un punto muy interesante y de eso es de lo que se trata la película, es sobre la vida real, cuando nos convertimos en papás, más que nada reflejamos a nuestros propios padres. Siempre deseamos ser los mejores papás que podamos. Te aseguro que cada ser humano en el mundo, cada papá, se levanta en la mañana pensando como ser mejor, no importa la forma en que lo logres o las habilidades que tengas, lo que importa es la vida, la naturaleza, la paternidad, la maternidad, la familia. Para Dom, en esta película, cuando se ha convertido en padre tiene que reflexionar sobre su propio papá, acerca de un asunto del que habló 20 años atrás, pero que jamás procesó, y además descubre, reconoce, que hay una hermandad rota; una hermandad destrozada para ese personaje que durante los últimos 20 años ha sido un hombre de familia, el titular de una hermandad, sin importar los lazos de sangre, y aquí descubre que tiene un pasado inestable y que demanda ser reconsiderado. Eso es Fast 9.

Notiespartano/ElNacional

Compruebe también

Red Notice se convierte en la película más exitosa de Netflix