Taiwán prohíbe ingresos desde India mientras Indonesia informa primeros casos de la variante india de COVID-19

Por Ben Blanchard y Stanley Widianto

TAIPÉI/YAKARTA (Reuters) – Taiwán prohibió el lunes el ingreso de personas desde India, en línea con otros países, dentro de sus medidas para contener el aumento de los contagios de coronavirus, mientras que más naciones informaron casos de la variante B.1.617, identificada por primera vez en el subcontinente.

La variante india ha llegado al menos a 17 países, desde Reino Unido e Irán hasta Suiza, lo que genera preocupación mundial y ha llevado a varios gobiernos a cerrar sus fronteras a las personas provenientes desde el gigante asiático.

Los científicos están estudiando si la variante, que resultó de dos mutaciones clave en la parte externa del virus que se adhiere a las células humanas, está provocando una explosión inesperada en algunos casos en la India.

El recuento de infecciones de la nación del sur de Asia fue casi de 20 millones el lunes, luego de que reportó más de 300.000 nuevos casos de coronavirus por duodécimo día consecutivo.

El mes pasado, Indonesia, que ha estado luchando contra uno de los peores brotes de COVID-19 en Asia, dejó de emitir visas para extranjeros que habían estado en India en los últimos 14 días.

«Necesitamos contener estos casos, mientras que todavía hay pocos de ellos», dijo el ministro de Salud de Indonesia, Budi Gunadi Sadikin, luego de los dos primeros casos de la variante reportados en la nación del sudeste asiático el lunes.

La vecina Malasia dijo el domingo que había detectado su primer caso de la variante india, días después de imponer una prohibición a los vuelos desde el país.

El lunes, Taiwán dijo que, a excepción de sus ciudadanos, a todos los que habían estado en India en los 14 días anteriores se les prohibiría ingresar a su territorio, mientras que los taiwaneses que regresen deben estar 14 días en instalaciones de cuarentena centralizadas.

La medida se produce después de que Australia tomó una decisión más drástica la semana pasada, prohibiendo la entrada de residentes y ciudadanos que hayan estado en India en las dos semanas anteriores, amenazando con multas y cárcel para quienes desobedezcan.

Autoridades filipinas advirtieron que no podían descartar la posibilidad de una crisis de COVID-19 similar a la de India, y dijeron que la decisión de la semana pasada de prohibir la entrada de llegadas de India tenía como objetivo evitar que se convierta en una realidad.

«Es posible que suceda aquí si no intensificamos las respuestas», dijo la subsecretaria de Salud, Rosario Vergeire. «Cuando miramos lo que está sucediendo en India, está sucediendo en todo el mundo (…), lo que es diferente es la intensidad».

La Organización Mundial de la Salud designa la variante como «de interés», lo que sugiere que puede tener mutaciones que harían que el virus fuera más transmisible, causarían una enfermedad más grave o eludirían la inmunidad de la vacuna.

Otras cepas con riesgos conocidos, como las que se detectaron por primera vez en Brasil, Reino Unido y Sudáfrica, se han clasificado como «variantes de preocupación», un nivel de amenaza más alto.

(Reporte de Ben Blanchard en Taipéi, Stanley Widianto en Yakarta y Neil Jerome Morales en Manila; Escrito por Miyoung Kim; Editado en español por Janisse Huambachano)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH420HT-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH420HY-BASEIMAGE

Compruebe también

Alemania impondrá la vacuna obligatoria para intentar frenar la pandemia

Alemania ampliará las restricciones a los no inmunizados e impondrá la vacunación obligatoria, un instrumento …