El Mea Culpa de algunos por Marco Antonio Villaroel Fermín

Veo a muchos de los aliados de aquello que falsamente llamaron gobierno de transición dejando a un lado el camino de fantasías insurreccionales e imposibles “operaciones quirúrgicas” por parte de los halcones de Washington, un reguero de acciones fallidas, torpezas increíbles y la clara señal de que se comportaban como el inútil de la familia que, al final, llegaba a la conclusión de que no era capaz de administrar su propia vida y requería la ayuda de los demás 

Sin embargo, algunos de los que se creen la raza superior, siguen estimulando más sanciones que han golpeado con severidad al pueblo venezolano, no se dan cuenta los cerebros de esa estrategia, de agravar la crisis, que eso no les ha ayudado en nada. Esto no fue más que una oposición desordenada y ambiciosa, que echó por la borda todas las esperanzas que habíamos puesto en ellos en el 2015. Pila de incompetentes que con pasmosa facilidad y, desde hace 20 años, vienen jugando de manera torpe sus cartas contra el chavismo, solo para satisfacer sus apetencias personales. 

Ahora está la perspectiva de unas nuevas elecciones, las de gobernadores y alcaldes. Así lo establece la constitución, y desde ya salen algunos a hacer, lo que los católicos llamaríamos un mea culpa del pecador, que en el imaginario popular ya no es una simple confesión de pecado, sino también una admisión de su naturaleza dañina. Claro, ahora las elecciones si son buenas, el CNE si es confiable, ya el votar no es colaborar, ya los que llamen a votar no serán comprados con maletas de dólares por el gobierno como más de uno dijo. Claro ahora los intereses son otros, son los de ellos, Los de esos que decían que el diálogo era un crimen, los que, desde un escritorio en Bogotá, o paseando por la Cibeles en Madrid, pedían una intervención militar a esta Venezuela nuestra, o aquellos que desde un farallón en Pampatar decían que los que llamábamos a votar habíamos extraviado el rumbo y perdido la brújula. Esos son los que ahora, con el más grande desparpajo y su cara dura dicen que ¨No votar fue un error,”, que “Nos equivocamos al apoyar el abstencionismo¨ 

Les toca ahora desenredar su afán de alimentar la anti política. Ya no habrá una intervención militar, una salida de fuerza como la siguen alentando muchos. Basta de “realismo mágico”. Terminen de entender que, aquí, debemos constituir un nuevo orden colectivo en favor de la democracia, pero sobre todo realizar grandes esfuerzos para la aceptación de la pluralidad de ideas.  En fin, Hacer política. 

Marco Antonio Villarroel Fermín 

Compruebe también

Agarrando aunque sea fallo por José Gregorio Rodríguez

Agarrando Mariño Siguiendo los pasos de Manuel Rosales en caso de no lograr la postulación ni a la gobernación, ni a esa alcaldía