Los alacranes quieren a toda costa mantener la silla de La Asunción por José Gregorio Rodríguez

En repetidas oportunidades comentamos que las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre en Nueva Esparta, se constituirían en un plebiscito para el gobernador, y sus resultados indicarían las posibilidades ciertas de Alfredo Díaz, de repetir en el cargo en las elecciones de este año.

Nueva Esparta eligió 6 diputados a la Asamblea Nacional, 5 le correspondieron al PSUV y sus aliados del Polo Patriótico; Dante Rivas, Carola Chávez, Junior Gómez, José del Carmen “Checame” Millán y América Pérez, y uno, le tocó en suerte a la Alianza Democrática; Oscar Ronderos, hombre de la más absoluta confianza del gobernador y su operador en Caracas, cuando formaba parte del séquito de Henry Ramos Allup.

La precaria votación de la oposición y la velocidad de los acontecimientos “desatados” después del 6D, en lugar de aclarar, enturbian las aguas de ese sector, pero sobre todo parecen sepultar la aspiración reeleccionista del inquilino de La Asunción. Veamos.

En octubre del 2017 Alfredo Díaz alcanzó la gobernación con 117.430 votos, equivalentes al 51.47% de los votos válidos., de los cuales, un poco más de 40 mil fueron aportados por Acción Democrática. El resto de la oposición logró más de 70 mil votos.

El comportamiento políticamente errático del gobernador, su capacidad de contradecir el discurso de un día para otro sin rubor alguno, su desenfado para comprometerse casi que en el mismo momento con los “unos y los otros” en la oposición neoespartana, han mermado considerablemente su credibilidad. Si a eso le sumamos su pésima gestión de gobierno, luce obvio que está en su peor momento.

En las elecciones parlamentarias de diciembre pasado, los candidatos a la Asamblea Nacional, respaldados por Alfredo Díaz, obtuvieron un poco más de 40 mil sufragios, casi el mismo número de votos que sólo AD aportó en su victoria del 2017. Lo que es peor, en esta oportunidad la fracción de AD que lo respalda, no llegó ni siquiera a 20 mil sufragios. Pésimo resultado considerando que todo el “alacranismo” regional comandado por Díaz, fue orientado a votar por esa tarjeta para intentar reposicionar el liderazgo de su jefe político.

Así las cosas, apenas conocidos oficialmente los resultados de esas elecciones el mismo 6D en horas de la noche, comenzó en la oposición de Nueva Esparta, la disputa por la candidatura a la gobernación.

Apenas tres días después de la elecciones el 9 de diciembre pasado, el ex gobernador Morel Rodríguez Ávila, “abrió fuego” y advirtió que nadie lo podría “bajar del tren que el pueblo quiere que yo conduzca”, en clara alusión a su determinación de ser candidato a la gobernación.

A la gente de AD (Bernabé), le costó más tiempo reaccionar, fue muy duro el golpe recibido. Ellos aspiraban al diputado del circuito número dos (Arismendi, García, Maneiro y Mariño) y allí salieron también con “las tablas en la cabeza”. El PSUV  y sus aliados del Polo Patriótico obtuvieron 37.918 votos (66.48%) y la oposición a  duras penas alcanzó 17.624 sufragios (31.07%).

Llega el 20 de diciembre y el secretario general de AD (Bernabé) en la entidad, Oscar David Hernández, anuncia que la facción partidista que representa respaldará al gobernador Alfredo Díaz, en su aspiración a la reelección.

Mucha agua ha corrido en las turbulentas aguas del riachuelo opositor en Nueva Esparta desde el pasado 6D, y en la medida que pasan los días se han reafirmado las aspiraciones del ex gobernador Morel Rodríguez y del actual jefe del Ejecutivo regional, Alfredo Díaz.

El pasado viernes 15 de enero, Morel Rodríguez Ávila, anunció en el barrio Los Cocos de Porlamar, su candidatura a la gobernación y el día siguiente en un acto en La Asunción, respaldó la convocatoria de unas elecciones primarias para escoger el candidato único de la oposición.

El 21 de enero, nuevamente el secretario general de AD (Bernabé), Oscar David Hernández, respalda la convocatoria de unas elecciones primarias y ratifica el respaldo de su grupo político al gobernador Alfredo Díaz.

El 23 de enero, en un acto de la oposición realizado en Pampatar para conmemorar el 23 de enero de 1.958, el gobernador por fin se pronuncia y anuncia su respaldo a las primarias, invocando una supuesta unidad superior, que en el ejercicio de su gobierno no ha practicado.

Por cierto, se comenta en los mentideros políticos de la oposición en Margarita y la capital de la República, que el diputado Oscar Ronderos, con el respaldo de AD (Bernabé), postulará su nombre para enfrentar en esas primarias al ex gobernador Morel Rodríguez Ávila, porque según las encuestas de las que dispone, Alfredo Díaz no le ganaría esa contienda al ex gobernador y mucho menos a cualquiera de los candidatos que presente el PSUV y el Polo Patriótico.

Y hasta la silla que había en La Asunción también se la quitaron.

JoséGregorioRodríguez

Compruebe también

Rómulo Betancourt, sin duda alguna Padre de la Democracia en Venezuela, por Ángel Ciro Guerrero

Rómulo Betancourt es, sin duda alguna, el Padre de la Democracia venezolana. Su figura es respetada en todos los escenarios