Neoespartanos se sacrificaron un domingo sin luz y esta sigue sin aparecer

Luego del enorme sacrificio al que fueron sometidos los neoespartanos el pasado domingo, por la supuesta optimización del cable submarino “a fin de garantizar la continuidad del servicio eléctrico a los habitantes en esta importante región del país, la comunidad se preguntó del por qué de los apagones en toda la región insular.

La señora Rosa Gil, vecina del municipio Mariño, sector Genovés, que el pasado domingo estuvo más de 8 horas sin luz “y que, porque iban a solucionar los problemas de los cortes, administración o los apagones como en verdad se llaman cuando nos quedamos sin energía eléctrica y nadie te da razón de lo que en verdad esta pasando. Esto no sucedía nunca hasta que llegó esta revolución a reinventar a Nueva Esparta. Ahora no tenemos luz, y menos agua, tampoco salud y la seguridad brilla por su ausencia. Además del hambre que pasamos con nuestros hijos porque son muchas las noches que nos quedamos dormidos sin haber probado bocado. Y ahora tienen la desfachatez de decirnos que arreglaron el cable submarino para que no nos falte la luz”.

José Alberto Salazar, vecino de la avenida 4 de mayo, los apagones fueron consecutivos, 5 en total durante el transcurso del día iba y venía, “y lo más grave es que Corpoelec no paga los aire acondicionados que se queman y menos los artefactos eléctricos, las computadoras todas quedan achicharradas con esos apagones consecutivos”.

En el municipio Maneiro, donde queda la sede de Corpoelec Nueva Esparta el apagón fue de 1 de la tarde a las 4.30 de la tarde. Los vecinos de Jorge Coll se preguntaban que va pasar en diciembre cuando lleguen los turistas, si ni luz hay y menos gasolina.

Igual sucedió en otros municipios de la isla como Antolín del Campo, Arismendi, Macanao de los que se obtuvo referencia por las redes sociales.

Notiespartano

 

Compruebe también

Mercado Popular de Antolín del Campo benefició a más de 1.500 familias

Mercado Popular de Antolín del Campo en la plaza de Paraguachí, en el cual 1.500 familias pudieron adquirir productos de la cesta básica