Desarrollan un nuevo tratamiento para lograr una vacuna contra la malaria

Científicos en Estados Unidos han desarrollado una nueva estrategia para combatir la malaria a partir de los anticuerpos de individuos inmunes a esta enfermedad, que causa más de medio millón de muertos cada año.

La revista Nature publica este martes una investigación liderada por expertos de la Universidad Brown, en el estado de Rhode Island, en la que analizaron muestras de sangre de menores que tienen una resistencia inmune natural a la malaria, un parásito que se transmite a través de mosquitos.

El estudio detectó en el plasma de esos individuos resistentes la presencia de un anticuerpo que ataca a una proteína específica de la malaria, denominada “PfGARP”.

Las pruebas efectuadas en el laboratorio demostraron que cuando los anticuerpos se vinculan a una “PfGARP” se activa un “mecanismo de autodestrucción”, el cual lleva a las células parasitarias de malaria alojadas en los glóbulos rojos a una “muerte programada”.

Los científicos sostienen que se puede desarrollar una vacuna que contenga “PfGARP” para generar en individuos ese tipo de anticuerpos o, también, se puede inocularlos directamente con esos anticuerpos para crear la inmunidad.

En este sentido, los expertos destacaron en un comunicado que han desarrollado “versiones preliminares de esas vacunas” y que las pruebas efectuadas en primates han arrojado resultados “prometedores”.

“Hemos demostrado en dos estudios independientes en primates no humanos que la vacunación con PfGARP protege contra el parásito mortal de la malaria”, explica el principal autor del trabajo, Jonathan Kurtis.

“Lo novedoso”, precisa el experto, es que esta “estrategia de vacunación” ataca a la malaria de una manera “que no lo ha hecho antes”, pues el “parásito se convierte en cómplice de su propia destrucción”.

“Confiamos en que esta vacuna, quizá en combinación con otros antígenos de la malaria, se convertirá en una estrategia que pueda ayudar a prevenir la malaria grave en la gente”, indica Kurtis.

Su equipo reconoce que las pruebas con esta vacuna en humanos aún tardarán años en llegar y que es imposible predecir si serán exitosas.

No obstante, confía en que el novedoso enfoque adoptado en este estudio, que tiene en cuenta los factores que generan una inmunidad natural a la enfermedad, superará las trabas con las que se han topado otros tratamientos.

Compruebe también

Mascarilla de aceite de coco para combatir líneas de expresión

Si deseas mejorar la apariencia de tu piel puedes comenzar por beneficiarte de los nutrientes …