Estudio de la esclavitud presentado en la Berlinale muestra las raíces del Brasil moderno

BERLÍN, 24 feb (Reuters) – Hacer películas en un Brasil profundamente dividido y que cada vez es más hostil a la libertad artística es un acto de resistencia en sí mismo, dijo el realizador de un nuevo drama sobre las relaciones raciales en los años posteriores a la abolición de la esclavitud en el país.

Hablando el domingo antes del estreno en Berlín de «Todos os mortos», el director Caetano Gotardo dijo que decenas de películas brasileñas que son exhibidas en festivales internacionales son un testimonio del poder del arte para resistir a la opresión.

«Hay un intento de ponerle una camisa de fuerza a este poder expresivo», dijo Gotardo a periodistas en el Festival de Cine de Berlín, conocido como la Berlinale. «Tenemos que estar presentes en el escenario mundial y también en el ámbito doméstico con éxitos comerciales, porque eso demuestra la fuerza que tiene el arte brasileño».

Desde que asumió el cargo en 2019, el presidente derechista Jair Bolsonaro ha sido acusado de gobernar su país de una manera cada vez más autoritaria y de intentar contener la expresión de puntos de vista que se oponen al suyo.

El excapitán del Ejército, que fue congresista durante 28 años antes de convertirse en presidente, ha sido acusado repetidamente de hacer declaraciones racistas, misóginas y homofóbicas.

Dominada por cuatro poderosos personajes femeninos: la exesclava Ina (Mawusi Tulani), dos hermanas y una madre de una adinerada familia burguesa que fue empobrecida por la abolición de la esclavitud en 1888, «Todos os mortos» aborda los tres prejuicios de frente.

Ina ya no es una esclava, pero definir un rol independiente de sus antiguos dueños para ella y su hijo es casi imposible, mientras que la talentosa pianista Ana (Carolina Bianchi) se encuentra en la antesala del siglo XX sin tener idea de lo que debería hacer ahora que no es la heredera de una familia blanca terrateniente.

«Es como si su cuerpo fuera parte del pasado», dijo Bianchi. «Ella es un personaje del pasado y se desvanece, volviéndose cada vez más blanca».

La música de Salloma Salomao, que combina la música artística europea de Ana y los ritmos africanos de la herencia angoleña de Ina, enfatiza el caos de una nueva sociedad emergente, al igual que la cinematografía, que permite que el horizonte moderno de gran altura de Sao Paulo se entrometa en tomas supuestamente de época.

«Todos nosotros, todas las razas, todos los géneros, quienes estamos juntos, los artistas, ganaremos», dijo la productora Sara Silveira, concluyendo con el grito de «Resistimos».

(Reporte de Thomas Escritt; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

tagreuters.com2020binary_LYNXNPEG1N1HD-BASEIMAGE

Compruebe también

Detectan primer caso de la variante ómicron en EEUU

Detectan la nueva variante del coronavirus ómicron en Brasil, Canadá y Estados Unidos ya reportaron casos en personas provenientes de África